Hacer deporte siempre es bueno, pero no está exento de sufrir algunas lesiones. Por ejemplo, los corredores se enfrentan a distintas dolencias. Algunas son inevitables y otras están relacionadas con una mala práctica. Sea como sea, desde Centres Cruz Navarro, expertos en fisioterapia y rehabilitación en Barcelona, queremos que conozcas qué es el síndrome femoropatelar.

¿Qué es el síndrome femoropatelar?

El síndrome femoropatelar es una inflamación que afecta al cartílago articular. Está situado entre la rótula, el fémur y la tibia. Dicha inflamación se produce porque al rozar estos huesos, se va desgastando el cartílago.

¿Cuáles son las causas del síndrome femoropatelar?

Existen varias razones que provocan este síndrome, estas son las más habituales:

  • Cuando el fémur y la tibia no están bien alineados.
  • Cuando los tres huesos que hemos mencionado, rótula, fémur y tibia, están mal posicionados.
  • La morfología de la rótula.
  • Un golpe en la zona.
  • Que la musculatura extensora del cuádriceps sea insuficiente.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome femoropatelar?

El síndrome femoropatelar tiene como síntoma principal el dolor que se produce al rozar los huesos. Además, aparece en la zona de la parte interna de las rodillas. Se intensifica sobre todo cuando se hacen ciertos movimientos, como bajar o subir. También cuando te levantas después de estar mucho tiempo sentado. Dependiendo de la gravedad, puede llegar a distintas zonas de la rodilla.

Además, también aparecen crujidos en las articulaciones. Es algo lógico, ya que tanto el roce como el desgaste del cartílago provocan estos sonidos. No es una sensación agradable, pero no llega a ser doloroso. En los casos más serios puede aparecer rigidez en la articulación y verse afectado el movimiento.

¿Qué grados presenta el síndrome femoropatelar?

El síndrome femoropatelar presenta diferentes grados, son estos:

  • Grado I. Aparece un edema y el cartílago articular está más reblandecido.
  • Grado II. Se altera el cartílago en sus capas más superficiales.
  • Grado III. El desgaste afecta a las capas más profundas del cartílago, se siente bastante dolor y la zona aparece inflamada.
  • Grado IV. En este caso, el cartílago articular se ha perdido del todo y el dolor es de gran intensidad. La zona aparece inflamada y es inestable.

¿Cómo se trata el síndrome femoropatelar?

La mejor forma de tratar el síndrome femoropatelar es con fisioterapia. Si la lesión no ha avanzado demasiado, lo adecuado es empezar con un tratamiento conservador.

Se utilizan terapias como los ultrasonidos, el láser o la magnetoterapia. Estas técnicas se emplean con el fin de reducir el edema y también la inflamación de la zona. Además, se puede combinar con la terapia manual si hay algunas partes con tensión en el área afectada.

También se puede optar por un tratamiento más avanzado con neuromodulación percutánea para aumentar la sensibilidad de la rodilla. Sin olvidar que se puede utilizar EPI para aliviar la tensión.

Cuando la situación así lo requiere, se puede recurrir a tratamientos médicos. Consisten en infiltrar la zona para que baje la inflamación. Se puede utilizar ácido hialurónico para regenerar parte de los tejidos perdidos, para que los huesos dejen de rozar y se evite que se desgasten.

En nuestro centro somos expertos en esta dolencia y en otras relacionadas con la práctica del deporte. Nos ocupamos de cuidar a toda clase de deportistas tanto profesionales como aficionados.

Es importante que si notas cualquier clase de lesión que te esté afectando actúes cuanto antes. Una simple molestia se puede convertir en un problema de gran alcance si lo dejas.

Por eso, desde Centres Cruz Navarro te invitamos a contactar con nosotros para tratar el síndrome femoropatelar, y que te dejes cuidar como deportista. Te podemos asegurar que estarás en las mejores manos.