El vendaje neuromuscular es una técnica terapéutica para tratar lesiones derivadas de la práctica deportiva. Se basa en la aplicación de tiras adhesivas llamativas sobre la piel para aliviar dolencias musculares y conseguir la recuperación de una lesión. Esta práctica, nacida en Japón hace más de 30 años, está gozando cada vez de mayor popularidad y los deportistas más famosos la utilizan frecuentemente, lo que da testimonio, a través de su propia experiencia, de los beneficios del vendaje neuromuscualr.

Esta técnica de vendaje también se denomina kinesiotaping. Los beneficiarios del vendaje neuromuscular no solo son las conocidas y famosas primeras figuras del deporte, sino que se están adhiriendo a él deportistas y aficionados, igualmente preocupados por su forma física y tono muscular y que solicitan su aplicación. Esta técnica terapéutica no solo trata lesiones sobrevenidas por la práctica deportiva, también previene su aparición y aumenta el rendimiento muscular de los deportistas. No es necesario haber sufrido una lesión para la aplicación de un vendaje neuromuscular como prevención y mejora puntual de una determinada zona muscular. Están fabricados en algodón; sin látex; con tolerancia, incluso, para las personas alérgicas; y se fijan a la piel mediante la temperatura corporal y las manos del fisioterapeuta, que activan su adhesivo acrílico. Estas vendas pueden estirarse hasta un 140 % de su tamaño, lo que facilita el movimiento del paciente, al tiempo que actúan sobre el músculo a recuperar. Los colores de las vendas para el vendaje neuromuscular los determina la estética o el profesional de la fisioterapia, que puede considerar las propiedades que la cromoterapia ejerce en el paciente.

Aplicación del vendaje neuromuscular

Existen diversas técnicas para aplicar el vendaje neuromuscular, en función de la zona, y son 3 las formas esenciales. Son vendajes X los utilizados para músculos grandes y alargados, los vendajes Y son para músculos grandes, y los vendajes I llevan una tira solamente en pequeñas zonas lesionadas, que se localizan en forma lineal. En cuanto a técnicas de colocación, este puede desplegarse con estiramiento previo de la pegatina, para corregir mecánicamente el músculo; o sin esa distensión, para favorecer la circulación del líquido linfático y de la sangre. Así, existen las técnicas de vendaje muscular, que potencian o retraen el tono muscular, de corrección articular funcional, de corrección mecánica, linfáticas, de ligamento-tendón, fasciales, segmentales, de aumento de espacio…

Beneficios del vendaje neuromuscular

Lo beneficios de este tratamiento son su adhesivo en forma de S y la elasticidad del tejido, por el método para colocarlo sobre el músculo, el cual es distinto, según el resultado a conseguir. El vendaje neuromuscular reduce la presión intersticial, calma el dolor del músculo, de la articulación o del ligamento, por la estimulación del sistema natural de analgesia, liberando endorfinas y favoreciendo la descompresión de la zona y su drenaje linfático. El tono muscular puede modificarse en función de la colocación de las vendas, con anclaje de inicio o final y elevando o disminuyendo este tono, una disminución que elimina las contracturas musculares. Beneficia y corrige lesiones músculo-esqueléticas por acción biomecánica sobre la articulación lesionada.

El tratamiento de las lesiones y los dolores musculares producidos por el deporte u otras situaciones y, en concreto, la técnica del vendaje neuromuscular deben ser realizados por profesionales cualificados, que puedan obtener los mejores resultados y beneficios del tratamiento, en un centro especializado en fisioterapia y rehabilitación. En nuestros centros te ofrecemos un completo servicio con profesionales fisioterapeutas que conocen esta y el resto de técnicas, bien en el propio centro o a domicilio, para todos aquellos que, por falta de tiempo, movilidad reducida o lejanía, no puedan acudir al centro de rehabilitación, y con un servicio más personalizado, que añade calidad y confort al paciente.