La rotura fibrilar es una lesión que puede afectar a personas de todas las edades y niveles de actividad física. Ocurre cuando las fibras musculares se estiran demasiado y se rompen parcial o completamente. Aunque pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, son más frecuentes en los músculos de las piernas, especialmente en los isquiotibiales y los músculos de la pantorrilla. Desde Centres Cruz Navarro, expertos en fisioterapia en Barcelona, hoy hablamos sobre ellas y si se puede andar con una rotura fibrilar.

Causas de la rotura fibrilar

Puede ser causas por una variedad de factores, siendo los más comunes:

  • Sobreesfuerzo: Realizar actividades físicas intensas sin un calentamiento adecuado o aumentar la intensidad de los ejercicios demasiado rápido puede aumentar el riesgo de sufrirla.
  • Fatiga muscular: Cuando los músculos están fatigados, son más propensos a lesionarse. Esto puede ocurrir al realizar ejercicios prolongados o repetitivos sin descanso adecuado.
  • Desbalance muscular: La debilidad o desequilibrio en los músculos puede ejercer una presión adicional sobre ciertas áreas, aumentando el riesgo de lesiones musculares.

Síntomas y efectos de la rotura fibrilar

Los síntomas pueden variar en intensidad dependiendo de la gravedad de la lesión, pero generalmente incluyen:

  • Dolor agudo: Se experimenta un dolor repentino y agudo en el área afectada, que puede empeorar con el movimiento.
  • Inflamación: La zona lesionada puede hincharse y volverse sensible al tacto.
  • Debilidad muscular: Se puede sentir debilidad en el músculo afectado, dificultando la realización de movimientos normales.
  • Hematomas: En casos más graves, puede aparecer decoloración de la piel debido a la acumulación de sangre en el área lesionada.

¿Se puede andar con una rotura fibrilar?

La capacidad para caminar en estos casos depende de la gravedad de la lesión. En casos leves, es posible que una persona pueda caminar con cierta molestia, pero en lesiones más graves, el dolor puede ser tan intenso que dificulte la movilidad. Es importante escuchar al cuerpo y no forzar el movimiento si causa dolor.

Caminar puede tener efectos mixtos en este caso. Por un lado, puede ayudar a mantener la movilidad y la circulación sanguínea, lo que puede favorecer la recuperación a largo plazo. Sin embargo, caminar también puede ejercer presión sobre el músculo afectado, lo que podría empeorar la lesión si se hace de manera excesiva o si causa más dolor.

En general, se recomienda limitar la actividad física, incluyendo caminar, durante los primeros días después de la lesión para permitir que el músculo se recupere. Conforme disminuya el dolor y mejore la movilidad, se puede aumentar gradualmente la actividad física, incluyendo caminar cortas distancias, siempre y cuando no cause molestias adicionales. Es importante consultar con un profesional de la salud para recibir recomendaciones específicas según la gravedad de la lesión y el proceso de recuperación individual.

Tratamientos de la rotura fibrilar

El tratamiento generalmente incluye:

  • Reposo: Descansar el músculo afectado es fundamental para permitir que se recupere adecuadamente.
  • Aplicación de frío: Aplicar compresas frías en el área afectada puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  • Elevación: Elevar la extremidad afectada puede ayudar a reducir la hinchazón.
  • Fisioterapia: Una vez que el dolor haya disminuido, se puede iniciar un programa de fisioterapia para fortalecer el músculo y mejorar la flexibilidad.
  • Medicamentos: En casos de dolor intenso, se pueden recetar analgésicos o antiinflamatorios para aliviar el malestar.

Prevención de la rotura fibrilar

Para prevenirla se recomienda:

  • Calentamiento adecuado: Realizar estiramientos y ejercicios de calentamiento antes de cualquier actividad física.
  • Gradualidad: Aumentar la intensidad o duración del ejercicio de manera progresiva para permitir que los músculos se adapten gradualmente.
  • Fortalecimiento muscular: Mantener una rutina de entrenamiento que incluya ejercicios de fortalecimiento muscular puede ayudar a prevenir desequilibrios y debilidades musculares.
  • Descanso adecuado: Permitir que los músculos descansen y se recuperen adecuadamente entre sesiones de ejercicio.
  • Hidratación y nutrición: Mantenerse bien hidratado y seguir una dieta equilibrada rica en nutrientes es fundamental para la salud muscular.

En conclusión, una rotura fibrilar puede ser una lesión dolorosa y limitante, pero con el tratamiento adecuado y medidas de prevención apropiadas, es posible minimizar el riesgo y facilitar una recuperación completa. Escuchar al cuerpo y tomar las medidas necesarias para cuidarlo son clave para mantener una buena salud muscular y evitar lesiones.

Si queréis saber más sobre ella o consultarnos vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros para concertar una cita.