La sacroilitis es una afección que afecta la articulación sacroilíaca, una conexión crucial entre la base de la columna vertebral y la pelvis. Esta articulación desempeña un papel fundamental en la absorción de impactos y la transferencia de peso entre la columna y la pelvis. Cuando se inflama, surge la sacroilitis, una condición que puede causar dolor debilitante y afectar la calidad de vida de quienes la padecen. Desde Centres Cruz Navarro, expertos en fisioterapia en Barcelona, hoy explicamos todo sobre ella.

Causas de la sacroilitis

Puede tener varias causas. En muchos casos, está asociada con la espondilitis anquilosante, una enfermedad autoinmune que afecta las articulaciones de la columna vertebral.

Otras causas pueden incluir lesiones traumáticas, infecciones, o incluso el desgaste natural de las articulaciones debido al envejecimiento.

Síntomas y efectos de la sacroilitis

El signo más común es el dolor en la región baja de la espalda y la pelvis. Este dolor puede ser constante o intermitente, y a menudo se agrava al estar de pie o caminar durante largos períodos.

En algunos casos, la inflamación de la articulación puede provocar rigidez y dificultad para moverse.

Esta condición no solo afecta la movilidad, sino que también puede tener efectos secundarios emocionales, ya que el dolor crónico puede afectar la calidad de vida y el bienestar mental.

Tratamiento de la sacroilitis desde la fisioterapia

La fisioterapia desempeña un papel crucial en su manejo. Los fisioterapeutas diseñan programas de ejercicios específicos para fortalecer los músculos que rodean la articulación sacroilíaca, mejorando la estabilidad y reduciendo la presión sobre la misma.

Además, la terapia física puede incluir técnicas de estiramiento para mejorar la flexibilidad y reducir la rigidez.

Los fisioterapeutas también trabajan en la educación del paciente, proporcionando pautas para el manejo del dolor y la prevención de futuros episodios.

Otros tratamientos para la sacroilitis

Además de la fisioterapia, existen otras modalidades de tratamiento para la sacroilitis. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor. En casos más severos, los médicos pueden considerar inyecciones de corticoides para proporcionar un alivio más rápido y directo.

En situaciones graves, la cirugía puede ser una opción, pero generalmente se reserva para casos resistentes a otros tratamientos.

Prevención de la sacroilitis

Si bien no siempre es posible prevenirla, hay medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de desarrollar esta afección.

Mantener un peso saludable y realizar ejercicio regularmente puede fortalecer los músculos alrededor de la articulación sacroilíaca, proporcionando mayor estabilidad.

Evitar lesiones traumáticas y practicar una buena postura también son elementos clave en la prevención.

Además, la detección temprana y el tratamiento adecuado de enfermedades autoinmunes como la espondilitis anquilosante pueden ayudar a prevenir el desarrollo de la sacroilitis secundaria. Las revisiones médicas regulares son esenciales para identificar y abordar cualquier problema de salud en sus etapas iniciales.

En conclusión, la sacroilitis es una afección que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes la experimentan. Desde la fisioterapia hasta los tratamientos médicos, la gestión de esta condición requiere un enfoque integral. La prevención juega un papel crucial, destacando la importancia de adoptar hábitos de vida saludables y buscar atención médica oportuna ante cualquier síntoma preocupante. Con un enfoque integral en el cuidado de la salud, es posible enfrentar la sacroilitis de manera efectiva y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.

Si quieres saber más o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.