La polimialgia es una enfermedad inflamatoria que afecta principalmente a adultos mayores, caracterizada por dolor y rigidez en los músculos y las articulaciones. Desde Centres Cruz Navarro, expertos en fisioterapia en Barcelona, hoy os contamos todo sobre ella.

Causas de la polimialgia

Su causa específica no se conoce con certeza, pero se cree que existe una predisposición genética. Además, algunos estudios sugieren que factores ambientales, como infecciones virales, podrían desencadenar la respuesta inflamatoria que caracteriza a esta enfermedad.

Se ha observado una mayor incidencia en personas de ascendencia europea, especialmente en aquellos de origen nórdico.

Síntomas y efectos de la polimialgia

La palabra está compuesta por la raíz “poli” (cantidad) y mialgia (dolor). Se manifiesta principalmente a través de dolor y rigidez en áreas específicas del cuerpo, como los hombros, cuello, caderas y muslos.

Las molestias suelen ser más notorios por la mañana y pueden afectar la capacidad de realizar actividades diarias. Además, algunos pacientes pueden experimentar pérdida de apetito, pérdida de peso involuntaria y fatiga generalizada.

Si no se trata adecuadamente, puede tener efectos significativos en la calidad de vida de los pacientes. La rigidez y el dolor pueden llevar a la disminución de la movilidad, lo que a su vez puede afectar la independencia y la capacidad para realizar tareas cotidianas.

Tratamientos de la polimialgia

El tratamiento generalmente implica el uso de corticoides. Estos medicamentos ayudan a reducir la inflamación y aliviar los síntomas. Sin embargo, el uso prolongado de corticosteroides puede tener efectos secundarios, como osteoporosis, hipertensión y aumento de peso. Por lo tanto, es fundamental que el tratamiento sea supervisado por un profesional de la salud, quien ajustará la dosis según la respuesta del paciente.

Además de los medicamentos, la fisioterapia también puede desempeñar un papel crucial en su manejo. Los ejercicios específicos pueden ayudar a mantener la flexibilidad y fortaleza muscular, contribuyendo así a mejorar la movilidad y reducir el impacto de la enfermedad en la vida diaria.

Prevención de la polimialgia

Dado que la causa exacta no se comprende completamente y se presupone un papel de la genética, la prevención específica puede resultar desafiante. Sin embargo, existen algunas recomendaciones generales que podrían ayudar a reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Mantener un estilo de vida saludable que incluya una dieta balanceada, ejercicio regular y evitar el tabaco puede contribuir a la salud general y reducir la susceptibilidad a enfermedades inflamatorias.

Además, es crucial estar atento a los síntomas y buscar atención médica en caso de experimentar dolor persistente en músculos y articulaciones. La detección temprana y el tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia en la evolución de la enfermedad y en la calidad de vida del paciente.

En resumen, la polimialgia es una enfermedad inflamatoria que afecta principalmente a adultos mayores. Aunque su origen no está completamente claro, se cree que la combinación de factores genéticos y ambientales desempeña un papel en su desarrollo. Los síntomas, que incluyen dolor y rigidez en músculos y articulaciones, pueden afectar significativamente la calidad de vida. El tratamiento suele implicar el uso de corticosteroides y la fisioterapia, mientras que la prevención se centra en mantener un estilo de vida saludable. La atención temprana y el manejo adecuado pueden marcar la diferencia en el curso de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.

Si quieres saber más o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.