Aunque no se puede hablar de que una enfermedad o dolor sea normal, el dolor de espalda es un problema lamentablemente muy frecuente. Este puede ser producido por diversas causas, entre ellas, por ejemplo, la radiculopatía lumbar.

Desde Centres Cruz Navarro, expertos en fisioterapia en Barcelona, queremos mostrarte en qué consiste y cómo se lleva a cabo su tratamiento.

¿Qué es la radiculopatía lumbar?

Como su nombre indica, la radiculopatía es un dolor que surge como consecuencia de la lesión, compresión o inflamación del nervio espinal. Aunque cualquier parte de la espalda puede padecer una radiculopatía, es común en la zona baja de la espalda (lumbar).

Cuando el dolor se expande hacia los glúteos y las piernas, hablamos de la ciática (compresión del nervio ciático).

¿Cuáles son sus causas?

La radiculopatía aparece cuando el nervio espinal se comprime. Una de las causas más usuales de que se dé esta presión es la presencia de una hernia de disco. Cuando un disco vertebral está dañado, es frecuente que presione raíces nerviosas adyacentes.

El envejecimiento natural también contribuye a producir una estenosis de canal espinal. Este canal se estrecha y hace que los nervios que transcurren por él queden presionados.

Algunos factores como la mala alimentación, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo o el sedentarismo pueden perjudicar la salud de los nervios y aumentar el riesgo de esta afección.

Síntomas de la radiculopatía lumbar

El principal síntoma de esta afección es el intenso dolor que se da en la zona final de la espalda.

El malestar se intensifica cuando se hacen esfuerzos como toser, levantarse o estar sentados mucho tiempo.

También puede ir acompañado de entumecimiento, hormigueo, cosquilleo y adormecimiento de piernas y espalda.

En casos graves se puede manifestar debilidad en las extremidades inferiores o que los reflejos de las piernas se vean disminuidos.

Diagnóstico y tratamiento de la radiculopatía

El diagnóstico de la radiculopatía se iniciará con una exploración física y una valoración de la sintomatología y del historial clínico del paciente. También se podrán llevar a cabo pruebas de diagnóstico por imagen para descartar otras afecciones.

Una vez detectada esta afección, se recetan medicamentos analgésicos para calmar el dolor, así como fisioterapia y realización de ejercicios.

Estas terapias son importantes no solo para tratar el dolor, sino también para instruir al paciente a mejorar la postura, su flexibilidad y su movilidad.

En caso de que no se observe una mejoría tras estas actuaciones, se valorará la necesidad de realizar un tratamiento quirúrgico para descomprimir el nervio afectado.

¿Cómo prevenirla?

La radiculopatía puede aparecer por diversos factores, como el envejecimiento, la obesidad, la diabetes, malas posturas, una mala alimentación, el tabaquismo… En este sentido, muchos de sus factores de riesgo pueden abordarse y evitarse, y con ellos, la posible aparición de este problema.

En conclusión, es fundamental mantener hábitos de vida saludables y siempre acudir a un especialista ante cualquier indicio de problema en la zona vertebral. El médico y el fisioterapeuta no solamente nos ayudarán a tratarlo, sino también a evitarlo.

Ahora ya sabes acerca de la radiculopatía y su tratamiento. Si deseas más información o deseas consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.