Iniciarse en el deporte implica, aparte de la voluntad para hacer ejercicio, comenzar con un estado físico apropiado, para evitar sufrir lesiones. Por esto, acudir a la evaluación con un fisioterapeuta es muy importante para mantener los músculos preparados.

Como los grandes deportistas que cuentan con la asistencia oportuna, delimitándoles el tiempo de entrenamiento por todo un cuerpo médico y fisioterapéutico, el deportista aficionado también debe tener una prevención en fisioterapia que le proporcione el estado físico adecuado para soportar correctamente el entrenamiento.

El papel del fisioterapeuta en la prevención de lesiones

El fisioterapeuta es un especialista que pertenece al área de salud. Su labor consiste en tratar problemas motrices, ayudando al paciente, en este caso al deportista, a prevenir posibles lesiones. Para ello, realizará estudios clínicos, una vez que ha analizado el historial completo de la persona. Cada individuo tiene unas características físicas distintas con respecto a otro, por eso es necesario el estudio de cada paciente de manera individual y exhaustiva.

Los métodos que se usan para un adecuado tratamiento son naturales o mecánicos. Hay que tener en cuenta que la fisioterapia es usada en medicina para la rehabilitación de personas que han sufrido todo tipo de accidentes, no solo de tránsito o los tan frecuentes en el hogar, sino además los de carácter cerebrovascular y los cardíacos.

Lo más importante, antes de iniciar una actividad física, es percatarse de que no padecemos de ninguna dolencia, que podría ir a peor con el esfuerzo. Por eso es imprescindible la figura del fisioterapeuta, que ayudará a canalizar ese dolor y darle el tratamiento adecuado, además de los consejos convenientes que permitan una práctica del deporte saludable.

El tratamiento preventivo pretende evitar sobrecargas musculares, relajando y tonificando el grupo de músculos que se van a utilizar especialmente. El objetivo es mejorar el rendimiento deportivo y aumentar la flexibilidad del músculo, haciéndolo más elástico para aumentar el estado físico y anímico del deportista.

Importancia de conocer nuestro estado físico al iniciarnos en un deporte

La prevención en fisioterapia consiste en aprender a realizar ciertos estiramientos que pueden evitar lesiones musculares. Pero lo primero será evaluar el tipo de deporte que deberá realizar cada persona de acuerdo con su capacidad física. Por norma general, cada quien tiene desarrollados unos músculos más que otros, ya que en nuestro quehacer diario trabajamos unas partes del cuerpo, mientras que a otras no les damos el mismo uso.

Al pretender hacer un ejercicio físico, debemos cuidar de no forzar aquellos músculos que no estamos acostumbrados a trabajar, porque podrían lesionarse, echando por tierra toda nuestra iniciativa de querer ejercitarnos, ya que esto supondría hacer obligatoriamente un reposo que no se desea.

Es complicado conocer nuestro estado físico, sobre todo si no estamos familiarizados con el deporte como los profesionales, que llegan a estar capacitados a reconocer el alcance de una lesión justo en el momento en el que sienten el dolor muscular inicial.

Algunos dejan hasta el final la visita al fisioterapeuta, cuando la lesión es inminente y les impide seguir realizando su actividad habitual. Lo que no sabían es que si hubiesen acudido antes de iniciar cualquier deporte, podrían haber evitado una lesión, de la que van a necesitar rehabilitarse durante bastante tiempo.

Evitar la sorpresa de una lesión muscular es tan sencillo como solicitar información sobre el servicio de fisioterapia que ponemos a disposición de todo tipo de deportista. No hay mejor tratamiento que la prevención.