En la actualidad, casi todos hemos oído hablar de dos ácidos grasos que son esenciales para el organismo, el Omega 3 y el Omega 6, aunque no todo el mundo los conoce en profundidad. Se trata de ácidos grasos que el cuerpo no produce por sí solo, por lo que hemos de añadirlos a nuestra dieta. Antiguamente, los niveles entre estos dos ácidos grasos estaban equilibrados, pero actualmente, se produce un mayor consumo de Omega 6 por su mayor presencia en los alimentos. Si se produce un exceso de Omega 6 frente al Omega 3, esto puede conllevar la aparición de inflamación y otras enfermedades en el organismo, por lo que es fundamental consumir productos con Omega 3. Además, se trata de un ácido graso con múltiples propiedades, esencial en la dieta de todo deportista.

Propiedades del Omega 3, esencial para los deportistas

Por sus múltiples beneficios, es obligatorio incluir el Omega 3 en la dieta para deportistas. En términos generales, las propiedades del Omega 3 más conocidas son su función protectora contra accidentes cardiovasculares, contra enfermedades neurológicas y alteraciones del proceso cognitivo. Además, previene enfermedades de la vista y otras muchas patologías.

En cuanto a los beneficios del Omega 3 para deportistas, son múltiples y ayudan no solo a la práctica de deporte habitual, sino a disfrutar de una salud plena y a evitar la aparición de problemas.

  • Por sus propiedades antiinflamatorias, el ácido graso Omega 3 es fundamental en la recuperación de los deportistas tras un gran esfuerzo físico o tras una lesión, protegiendo las articulaciones, los ligamentos y previniendo el dolor muscular.
  • Al mismo tiempo, con el consumo de Omega 3 se obtiene una disminución de la fatiga después del ejercicio.
  • Al fortalecer el sistema inmunológico, protege de enfermedades y favorece una recuperación más rápida de los músculos.
  • Además, es una ayuda excelente para evitar el estrés oxidativo, causado por los radicales libres que se producen debido a un esfuerzo físico de gran intensidad, lo que ayuda también a evitar lesiones y problemas.

Otra de sus ventajas está relacionada con el sistema nervioso central, pues el Omega 3 es además beneficioso a nivel neurológico y mejora el estado de ánimo, reduciendo la velocidad de respuesta, la alerta y disminuyendo la ansiedad ante los eventos deportivos de alto nivel. Algunos estudios demuestran que es beneficioso para mejorar la función pulmonar, mejorando la capacidad de los pulmones del deportista y previniendo la aparición de problemas respiratorios como el asma.

¿Dónde podemos encontrar el Omega 3 para incorporarlo a nuestra dieta?

Existen tres tipos de Omega 3, DHA, EPA, y el ácido Álfa-Linoléico, utilizado por el organismo para producir DHA. A la hora de diseñar nuestra dieta, hemos de incluir en ella alimentos ricos en DHA y EPA para disfrutar de una salud plena. Conocer las fuentes de Omega 3 es, por ello, fundamental.

Así, la principal fuente de DHA y EPA son los pescados azules, también conocidos como grasos. El atún, la caballa, el arenque, el bacalao o el salmón son fundamentales en nuestra dieta. Otra fuente muy importante de Omega 3 son las semillas como la chía, la soja o el lino, y aceites como la oliva, la linaza, el germen de trigo o la canola. También se encuentra en los frutos secos como las nueces o las almendras.

Podemos encontrar en el mercado cápsulas de aceite de pescado, un suplemento que nos puede ayudar a obtener las cantidades necesarias de Omega 3. Hay que tener en cuenta que hemos de buscar cápsulas libres de toxinas y que contengan antioxidantes como la vitamina E, A o C, que evitan la oxidación de las grasas.

¿Incluyes omega 3 en tu dieta? ¿A través de complementos o de alimentación?