La pandemia del coronavirus ha llevado a que muchas de las tareas que se hacían de forma presencial, ahora se realicen en casa. Se estudia o trabaja en el hogar, se hacen muchas compras online o te reúnes con tus amigos de forma virtual. ¿Qué ocurre con los tratamientos médicos? ¿También se pueden recibir en la vivienda del paciente? Algunos sí, desde Centres Cruz Navarro, expertos en rehabilitación en Barcelona, te invitamos a conocer uno de ellos: la fisioterapia domiciliaria. Descubrirás cuándo se realiza y sus principales beneficios.

¿Cuándo se realiza la fisioterapia domiciliaria?

La fisioterapia domiciliaria se realiza cuando la persona que necesita este tratamiento tiene problemas de movilidad que le impiden desplazarse al médico. Puede ser un anciano, una persona dependiente, alguien con alguna enfermedad o que sufra una lesión.

No obstante, también es una opción perfecta para todos aquellos que quieran recibir este tratamiento en su propio hogar, aunque podrían desplazarse sin problemas a la clínica.

¿Cuáles son sus beneficios?

Aunque ya has visto hasta ahora alguno de los beneficios de la fisioterapia domiciliaria, queremos repasarlos todos en este apartado, son estos:

Movilidad

Como ya hemos comentado, algunas personas tienen problemas de movilidad de forma permanente o temporal. Si necesitan terapia para mejorar o para sentirse mejor, puede ser complicado recibirlo. La fisioterapia a domicilio puede ser la solución perfecta.

Tiempo

Para muchos pacientes el problema es la falta de tiempo. Aunque necesitan unas cuantas sesiones de fisioterapia, no encuentran el momento de acudir al centro médico. Para todos ellos, poder recibir el tratamiento en su propio hogar será esencial.

Lejanía

Muchos pacientes viven alejados de los centros en los que pueden recibir el tratamiento, por eso, acudir a la clínica puede ser una complicación insalvable. Que el fisioterapeuta acuda a su domicilio será de gran ayuda.

Calma

Hay personas que llevan mal salir de su entorno o estar en lugares que no son muy tranquilos, para todos ellos recibir el tratamiento en casa será clave para que mantengan la calma.

Tratamiento personalizado

Cuando el profesional acude al domicilio del paciente, se consigue un trato más personalizado y cercano. Desde la calma que ofrece el hogar, podrán hablar y conocerse mejor. De esta forma, se conseguirá que el tratamiento sea aún más eficaz.

Familia

Las personas dependientes suelen estar a cargo de algún familiar. Que el fisioterapeuta acuda al domicilio del paciente le permitirá establecer una relación de confianza también con la familia. Podrá conocer muchas de las necesidades de la persona y sus circunstancias familiares.

Consejos prácticos

Las personas mayores o dependientes apenas salen de casa, por lo que su hogar no es solo su entorno habitual, sino también el lugar en el que suelen sufrir más accidentes. Que el fisioterapeuta conozca la vivienda servirá para evitar problemas. Ofrecerá consejos prácticos para el paciente y su familia para mejorar la seguridad del hogar.

Completar el tratamiento

Muchos fisioterapeutas se enfrentan a un problema: al paciente le cuesta completar el tratamiento. La falta de tiempo y los imprevistos llevan a que aplace constantemente las sesiones. Además de no finalizar el tratamiento como hemos dicho, al espaciar esas sesiones no será tan eficaz. Cuando la fisioterapia se realiza en casa, es más fácil conseguir un mayor compromiso.

Elección personal

Puede que tengas las mejores circunstancias para acudir a un centro médico a recibir las sesiones de fisioterapia, pero que prefieras hacerlo en tu propio hogar. Por supuesto, que sea más cómodo el tratamiento es un buen motivo para optar por la fisioterapia a domicilio.

Como has visto, la fisioterapia domiciliaria tiene infinidad de ventajas. Por eso, te invitamos a no renunciar a este importante tratamiento por no poder recibirlo en un centro médico. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.