Cuidar nuestra espalda es un trabajo diario y, como bien dice la sabiduría popular, es mejor prevenir que curar. Por eso, vamos a recomendaros una serie de sencillos ejercicios de espalda para que la tengáis siempre en forma.

Ejercicio 1: relajación de la zona dorsal y lumbar

Uno de los principales enemigos de nuestra zona dorsal y lumbar es el pasar demasiadas horas sentados, bien sea delante de un ordenador, mirando la televisión o reposando en el sofá. Para aliviar tensiones podemos hacer estos ejercicios para la espalda.

Cómo se realiza

Debemos ponernos de rodillas y sentados sobre nuestros talones, con los brazos bien estirados hacia adelante y las manos en el suelo. Los glúteos deben sentarse sobre los talones y la cabeza se deja colgando. Desde esta posición, debemos ir subiendo poco a poco mientras respiramos profundamente, hasta alcanzar una postura «en cuatro patas», con los muslos en ángulo de noventa grados con las piernas. Repetimos diez veces y descansamos.

Beneficios que aporta este ejercicio

Gracias a estos movimientos, conseguimos estirar las zonas dorsal y lumbar de la espalda. A medida que vayamos haciendo repeticiones del mismo, notaremos cómo la zona se relaja y se alivian los dolores que podamos tener. También sirve para evitar dolores, así que si pasamos muchas horas sentados, podemos estirar aunque no nos duela.

¿Cuándo es el momento ideal para hacerlo?

El final del día, antes de acostarnos es el momento idóneo para estirar de esta manera. Podemos colocar una esterilla o una manta en el suelo para mayor comodidad.

Ejercicio 2: relajación del cuello

A la mayoría de nosotros, las tensiones se nos acumulan en el cuello. El dolor de cervicales es uno de los males más frecuentes de la vida moderna. Con este sencillo ejercicio que proponemos a continuación podréis prevenir y aliviar esta molestia.

Cómo realizarlo

Para este estiramiento, nos ponemos de pie y calentamos un poco el cuello. A continuación, con la cabeza mirando al frente, la giramos de izquierda a derecha diez veces. Una vez concluida esta serie, inclinaremos el cuello de un lado a otro diez veces más.

Qué conseguimos con este ejercicio

Mediante la repetición de este ejercicio relajamos y estiramos la zona del cuello. Así aliviamos dolores, tensiones y dolores de cabeza.

Cuándo realizarlo

Esta práctica es ideal para hacerla en los descansos del trabajo puesto que no nos llevará más de cinco minutos, y se puede ejecutar cada vez que lo necesitemos.

Ejercicio 3: relajación y tonificación de los trapecios

En ocasiones, cuando hablamos del dolor de cervical, en realidad nos referimos a dolor en la zona de los trapecios. Esta parte es otra gran sufridora del estrés y de las excesivas horas delante de una pantalla. Para aliviarla, podemos llevar a cabo este ejercicio.

Cómo se realiza

Es tan sencillo como ponerse de pie y, con la cabeza erguida, ir subiendo los hombros de manera alterna. Parece mentira, ¡pero funciona!

Qué beneficios tiene

Con esta pequeña repetición, relajamos los trapecios y aliviamos dolores en toda la espalda.

Cuándo se puede hacer

Este es otro de esos ejercicios que podemos hacer siempre que queramos. Ideal para un descanso en el trabajo o mientras esperamos el metro.

Ejercicio 4: relajación en la espalda en general

Cómo se hace

Nos tumbamos en el suelo boca arriba en posición fetal y rotamos de un lado a otro.

Beneficios que aporta

Con esta práctica estiramos casi toda la zona y conseguimos una relajación muy placentera.

Cuándo realizarlo

Sin duda, al final del día antes de irnos a dormir es el mejor momento para ponerlo en práctica.

Si crees que necesitas una buena relajación en la espalda, podemos ayudarte. Pide información sin compromiso de nuestros servicios.