Sin lugar a dudas, la llegada del verano es una gran noticia para los amantes del deporte por muchas razones. Para muchas personas, la época estival es sinónimo de vacaciones, y la posibilidad de dedicar más tiempo a la práctica deportiva.

Además, las temperaturas más altas y la mayor cantidad de horas de luz solar nos hacen estar más activos y nos invitan a incrementar la actividad física en el exterior. Por ello, tanto los deportistas habituales como aquellos que no practican deporte de forma frecuente, reciben los meses de verano con entusiasmo.

Sin embargo, las altas temperaturas también pueden suponer un riesgo para la salud. De ahí la importancia de tener en cuenta una serie de consejos y precauciones para practicar deporte en verano. A continuación te damos una serie de recomendaciones para disfrutar al máximo de la práctica deportiva en verano.

Disfruta del deporte en verano de forma segura

Lo primero a tener en cuenta para la práctica de deporte en verano es la necesidad de regular la intensidad del ejercicio en función de las condiciones ambientales, y elegir una disciplina deportiva acorde con los meses de verano.

Durante la época estival, es especialmente importante elegir una disciplina acorde con nuestra condición física, es decir, si no has practicado deporte de forma habitual durante el resto del año, comienza de forma gradual, sin forzar la maquinaria. De hecho, generalmente se produce un incremento de las lesiones en verano, y la principal razón es el sobreesfuerzo que realizan quienes no practican deporte de forma habitual durante el año.

Además, todo el mundo está de acuerdo en que los deportes estrella de los meses de verano son los deportes acuáticos. Si vas a pasar tus vacaciones en la costa, o tienes la suerte de vivir junto al mar, ¿por qué no posponer actividades como correr bajo un sol abrasador, y sustituirlas por deportes más refrescantes? Escapa de la rutina, y aprovecha la oportunidad de disfrutar deportes como el surf o la natación.

Cuándo y cómo practicar deporte en verano

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es el momento adecuado para practicar deporte. Durante la época estival, no es recomendable realizar actividades de gran intensidad durante las horas centrales del día. Evita la actividad en el exterior de 12 a 17, ya que podrías sufrir golpes de calor. Además, si durante la práctica deportiva sientes que algo no va bien, detén el ejercicio de forma inmediata.

También es fundamental elegir una ropa cómoda y apropiada para regular la temperatura corporal y evitar lesiones en verano. Elige prendas de algodón, que permitan una correcta transpiración, y un calzado adecuado que mantenga tus pies frescos y te aporte sujeción.

Y por supuesto, la protección solar es obligatoria para la práctica de cualquier actividad en el exterior. Cuanto más clara sea tu piel, has de utilizar mayor factor de protección.

La alimentación y la hidratación, fundamentales

Durante la práctica deportiva, es muy importante mantener los niveles de hidratación. Bebe agua antes, durante y después de la actividad. En cuanto a la alimentación, es importante mantener una dieta equilibrada y rica en nutrientes, compuesta de comidas ligeras y de fácil digestión, sin olvidar la fruta y verdura, ricas en vitaminas y que aportan gran hidratación.

También es importante reducir o evitar los hábitos perjudiciales para la salud, como el alcohol o el tabaco. Si bien son nocivos durante todo el año, es recomendable evitarlos especialmente en verano y durante la práctica deportiva, ya que promueven la deshidratación y reducen la capacidad física.

Recuerda que una preparación previa y una correcta recuperación ante una posible lesión son muy importantes para disfrutar del deporte en verano. Consulta con especialistas en lesiones deportivas y rehabilitación para una práctica deportiva segura y beneficiosa.