El Neuroma de Morton es una afección dolorosa que afecta a los pies y puede causar molestias significativas en la vida diaria de quienes la padecen. Desde sus causas hasta sus tratamientos, este problema del pie merece una atención cuidadosa para aliviar el malestar y mejorar la calidad de vida de quienes lo experimentan. Desde Centres Cruz Navarro, expertos en Fisioterapia en Barcelona, hoy hablamos de él.

¿Qué es el Neuroma de Morton?

También conocido como neuroma intermetatarsiano, es una condición que afecta los nervios de los pies, específicamente el área entre los dedos, comúnmente el tercer y cuarto dedo. Se caracteriza por el engrosamiento del tejido alrededor de los nervios, lo que provoca dolor, entumecimiento, hormigueo e incluso sensación de ardor en el área afectada.

Causas y factores de riesgo del Neuroma de Morton

Sus causas exactas no están completamente claras, pero se cree que pueden estar relacionadas con la presión y la irritación crónica en los nervios del pie. Algunos factores de riesgo incluyen:

  • Uso de calzado inadecuado, como zapatos ajustados o de tacón alto, que pueden comprimir los dedos y aumentar la presión sobre los nervios.
  • Actividades que implican movimientos repetitivos o exceso de peso sobre los pies, como correr o practicar deportes de impacto.
  • Anomalías en la estructura del pie, como tener un pie plano o un arco elevado, que pueden aumentar la tensión en los nervios.

Síntomas y efectos del Neuroma de Morton

Los síntomas pueden variar desde molestias leves hasta dolor intenso y debilitante. Algunos de los signos más comunes incluyen:

  • Dolor agudo y punzante en el área entre los dedos, especialmente al caminar o estar de pie.
  • Sensación de tener un objeto extraño o una protuberancia en el zapato.
  • Entumecimiento u hormigueo en los dedos afectados.
  • Sensación de ardor o calambres en el área afectada.

Estos síntomas pueden interferir significativamente con las actividades diarias y la calidad de vida de quienes lo sufren.

La fisioterapia como aliada en el tratamiento del Neuroma de Morton

El tratamiento inicial para este problema a menudo incluye enfoques conservadores destinados a aliviar el dolor y reducir la inflamación. La fisioterapia juega un papel crucial en este proceso, ofreciendo una variedad de técnicas para ayudar a fortalecer los músculos del pie, mejorar la movilidad y reducir la presión sobre los nervios afectados.

Algunos abordajes son:

  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento: Un fisioterapeuta puede recomendar ejercicios específicos diseñados para fortalecer los músculos del pie y mejorar la flexibilidad, lo que puede ayudar a reducir la presión sobre el neuroma.
  • Terapia manual: El masaje y la manipulación suave pueden ayudar a aliviar la tensión en los tejidos afectados y mejorar la circulación sanguínea en el área, lo que promueve la curación.
  • Modificaciones del calzado: Se pueden recomendar cambios en el tipo de calzado utilizado para reducir la presión sobre los nervios y proporcionar un mejor soporte para el arco del pie.
  • Terapia de ultrasonido o electroestimulación: Estas técnicas pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor en el área afectada.

Rehabilitación post cirugía del Neuroma de Morton

En casos graves o cuando el tratamiento conservador no proporciona alivio adecuado, la cirugía puede ser una opción. La rehabilitación post cirugía es fundamental para garantizar una recuperación exitosa y restaurar la función normal del pie. Algunas medidas de rehabilitación pueden incluir:

  • Fisioterapia postoperatoria: Un programa de rehabilitación personalizado puede ayudar a restaurar la fuerza, la flexibilidad y la función del pie después de la cirugía.
  • Uso de órtesis: Se pueden recomendar órtesis personalizadas para proporcionar soporte adicional y ayudar a prevenir la recurrencia del neuroma.
  • Gradual reintroducción de actividades: Es importante seguir las recomendaciones del fisioterapeuta y reintroducir gradualmente las actividades diarias y el ejercicio para evitar complicaciones y promover una recuperación completa.

En conclusión, el Neuroma de Morton es una afección dolorosa que puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Sin embargo, con un enfoque adecuado que incluya fisioterapia y, en algunos casos, cirugía y rehabilitación postoperatoria, es posible aliviar el malestar y restaurar la función normal del pie. Si experimentas síntomas, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Si deseas saber más o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.