Es cierto que el deporte no entiende de sexos, sin embargo, las lesiones sí lo hacen. Decimos esto, porque existen lesiones más comunes en mujeres que en hombres. Las razones son varias, pero se centran sobre todo en cuestiones anatómicas y en los propios cambios hormonales que las mujeres sufren a lo largo de cada ciclo menstrual. Las lesiones las pueden sufrir todo tipo de mujeres, pero son especialmente vulnerables aquellas que practican deporte, ya sea como afición o de forma profesional. Desde Centres Cruz Navarro, expertos en rehabilitación en Barcelona, queremos que conozcas más en profundidad este tema tan interesante.

¿Cómo prevenir las lesiones más comunes en mujeres?

Empezaremos por conocer una serie de consejos que te ayudarán a reducir las lesiones, son estos:

  • Calienta siempre antes de hacer deporte y realiza ejercicios de estiramiento.
  • Utiliza la técnica adecuada para cada deporte.
  • Usa un equipo adecuado para la práctica de tu deporte.
  • Enfría después de entrenar.
  • Hidrátate bien.
  • Empieza a hacer deporte siempre de manera progresiva.
  • Descansa de manera adecuada después de entrenamientos de alta intensidad.
  • Ten en cuenta los cambios hormonales que experimentas.

¿Cuáles son las lesiones más comunes en mujeres?

Ahora que ya conoces algunos consejos para evitar las lesiones, queremos mostrarte cuáles son las más comunes en mujeres.

Lesión glúteo medio y piramidal

Es muy frecuente que a las mujeres se les sobrecarguen ambos músculos sobre todo si realizan deportes como correr. El síntoma principal es dolor en la zona media y externa del glúteo, qué puede llegar a oprimir el nervio ciático.

La razón principal de este tipo de lesiones suele ser debilidad en la zona tanto del glúteo como del abdomen. Cuando esto sucede, la postura al hacer ejercicio no suele ser la adecuada, ya que se lleva el tronco adelantado y la espalda con la lordosis lumbar demasiado marcada.

En este caso, se trata de una lesión que sufren más las mujeres por una cuestión simplemente anatómica, puesto que al tener la cadera más ancha necesitan forzar más los glúteos y esto favorece esta clase de lesiones.

Para evitar este tipo de problemas además de los consejos que ya has visto con anterioridad, es muy importante cuidar la postura mientras estás realizando ejercicio.

Lesiones lumbares

Detrás de este tipo de lesiones se esconden motivos similares a los que has visto en el apartado anterior: la falta de fuerza en la zona del glúteo y del abdomen. En este caso, el síntoma principal de la lesión es el dolor en la zona baja de la espalda.

Como ya sabes, la anchura de la cadera determina que la mujer necesite ejercer más fuerza para estabilizar la postura y esto provoca que sufra la zona lumbar. También es vital mantener una buena postura para evitar sufrir este tipo de lesiones.

Lesiones en los isquiotibiales

Los isquiotibiales suelen cargarse con facilidad. Cuando esto ocurre, las molestias se pueden sentir en la parte posterior del muslo o en la cara interior de las rodillas. Si quieres evitar este tipo de lesiones, es importante que estires y fortalezcas bien estos músculos.

Distensión del suelo pélvico

El suelo pélvico es una zona especialmente sensible para la mujer, como se refleja en los problemas después del embarazo y el parto, que también se pueden dar a la hora de hacer ejercicio y pueden llegar a ser realmente molestos

Cuando no se cuida bien el suelo pélvico, es posible llegar a tener pérdidas de orina en cualquier momento del día, también cuando estás haciendo deporte. Por eso y sobre todo si ya has sido madre, es muy importante que encuentres un especialista en suelo pélvico y cuides esa zona tan delicada de tu cuerpo.

Además de todos los consejos que has visto hasta ahora para evitar las lesiones más comunes en mujeres, te recomendamos que apuestes por el método Indiba, un sistema de radiofrecuencia que sirve para tratar tanto el dolor como la propia lesión. Así que no dejes de contar con esta ayuda tan esencial. Contáctanos sin compromiso.