El alzhéimer es una enfermedad degenerativa que afecta, solo en España, a casi un millón de personas. Dado el deterioro que se va produciendo durante el desarrollo de esta enfermedad, ¿cómo podemos mejorar la calidad de vida del afectado? ¿Qué relación existe entre el alzhéimer y la fisioterapia?

El alzhéimer causa un deterioro de la neuronas del cerebro de forma progresiva e irreversible. Estos procesos neurodegenerativos deterioran tanto las funciones cognitivas como las conductuales y las físicas. Eso impide que el afectado puede llevar a cabo las actividades más básicas del día a día (vestirse, comer, beber, etc).

Fases del alzhéimer

  • Fase inicial. Se sitúa en los inicios de la enfermedad y los síntomas que se experimentan son mínimos. No obstante, existen señales evidentes como la desorientación o la dificultad para realizar determinados movimientos.
  • Fase intermedia. En esta etapa, el enfermo comienza a necesitar ayuda para realizar las tareas diarias y tiene dificultad para recordar muchas cosas, hablar, experimenta cambios de humor….
  • Fase avanzada. El enfermo es totalmente dependiente, no se comunica, presenta rigidez muscular y no reacciona antes los estímulos.

Fisioterapia y alzhéimer

En el caso de personas con alzhéimer, el papel del fisioterapeuta es importante puesto que su objetivo es ralentizar el progresivo deterioro físico y cognitivo. Hay que tener en cuenta que entre las afecciones físicas que se manifiestan en el paciente con alzhéimer se encuentran:

  • Afecciones articulares y musculares: rigidez, contracturas, artritis, artrosis…
  • Problemas posturales.
  • Incapacidad de coordinar.

Asimismo, es fundamental el papel preventivo de la fisioterapia, manteniendo la función motora mediante el uso de técnicas terapéuticas. Esto permitirá preservar durante más tiempo la independencia del paciente. Tampoco nos olvides de la ayuda que puede prestar a los cuidadores, proporcionándoles las herramientas necesarias para evitar lesiones al realizar las actividades diarias y los cuidados de los que requieren los enfermos.

Papel de la fisioterapia en cada etapa del alzhéimer

  • Fisioterapia en la etapa inicial. El trabajo del fisioterapeuta se basará en ejercicios de movilidad, fuerza muscular, equilibrio, respiratorios… Todo con el fin de mejorar la musculatura y potencia las extremidades y la columna vertebral.
  • Fisioterapia en la etapa intermedia. En esta etapa se reforzará el trabajo con ejercicios posturales para evitar distonías, movilidad de las articulaciones, reducir el dolor, fortalecer los músculos o enseñar a usar bastones y andadores.
  • Fisioterapia en la etapa final. En esta el trabajo de centrará en prevenir complicaciones, degeneraciones, pérdidas de tono muscular, escaras… Todo se dirigirá a mantener al paciente en el mejor estado posible.

Beneficios de la fisioterapia en pacientes con alzhéimer

Visto el trabajo que se realiza en las distintas etapas de la enfermedad y a modo resumen, podemos decir que los beneficios de la fisioterapia en esta enfermedad son:

  • Mantener las habilidades motoras.
  • Fortalecer músculos.
  • Trabajar el equilibrio y la coordinación.
  • Disminuir los dolores.
  • Mantener un buen estado de ánimo.
  • Reducir los riesgos de padecer problemas respiratorios.
  • Mejorar la postura y evitar dolores, úlceras…

Si deseas más información, en Centres Cruz Navarro, centros de rehabilitación en Barcelona, estamos a tu disposición. Disponemos de un equipo de fisioterapeutas a domicilio, así como 3 centros para tu cuidado. No dudes en consultarnos.