No hay nada peor que despertarse en medio de la noche con un intenso dolor en el gemelo, sin saber por qué ni que hacer para poder relajarlo.

Muchas situaciones como el exceso de ejercicio, la mala alimentación o incluso el estrés pueden causarnos una contractura de gemelo. Aquí tenemos las claves para poder prevenirla o curarla si ya estamos padeciendo de ello.

Qué es la contractura de gemelo

La contractura de gemelo (o, como también se conoce, la subida de un gemelo) es una de las contracturas musculares más dolorosas que hay. Es algo que nos ocurre de manera muy frecuente incluso si no somos personas deportistas o que están en etapas de crecimiento. Notamos que los músculos se contraen de repente y no podemos relajarlos.

¿Por qué se contractura el gemelo?

Los gemelos pueden contracturarse por muchos motivos diferentes, incluso sin importar la edad que tengamos.

Estas son las causas más frecuentes, aunque pueden existir otras:

  • Falta de calentamiento: Esto ocurre cuando vamos a realizar algún esfuerzo físico o deporte y no calentamos previamente. También debemos tener presente el estirar los músculos cuando acabamos el ejercicio para lograr una adecuada relajación de los mismos.
  • Exceso de deporte: Incluso si somos de las personas muy deportistas, siempre tenemos que tener claros nuestros límites y no realizar un sobreesfuerzo que pueda terminar en una contractura o incluso con una lesión del músculo.
  • Mal gesto: Si estamos andando y cambiamos bruscamente la dirección de la marcha, se da lo que se conoce como mal gesto y puede provocarnos una contractura.
  • Déficit de potasio: Las personas con alimentación pobre en potasio y magnesio tienen más posibilidades de sufrir contractura de gemelo.
  • Estrés: La tensión, la ansiedad y otras situaciones de estrés pueden provocar una tensión constante en los músculos, que muchas veces no reconocemos. Estas situaciones son las que hacen que se nos suba el gemelo cuando estamos durmiendo, momento en el cual los músculos están relajados.

Cuáles son los síntomas

Uno de los síntomas de la contractura de gemelo más notorio y claro es el intenso dolor cuando intentamos apoyar o mover la pierna. Se pueden notar además inflamaciones, notamos un bulto que nos provoca dolor si lo tocamos.

Podemos, además, tener una movilidad reducida del músculo o del grupo de músculos. Al aplicar carga o intentar forzar los músculos, notamos un aumento del dolor y la molestia.

El tratamiento

Existen varias formas de tratar o incluso curar la contractura de gemelo:

  • Fisioterapia.
  • Aplicar calor.
  • Reposo.

Estos tratamientos pueden aplicarse de manera simultánea, es decir, podemos optar por todos ellos.

Se puede aplicar en casa calor húmedo, utilizando compresas mojadas en agua caliente que se aplican en la zona muscular contracturada.

También podemos estirar, siempre de forma suave y controlada la pierna y el gemelo, manteniendo cada estiramiento alrededor de medio minuto.

Podemos hacer reposo, evitando la carga y el ejercicio físico, y cuidar la alimentación, bebiendo mucha cantidad de líquido (sobre todo agua) y aumentando la ingesta de fruta y verdura con alto contenido en potasio y magnesio, como el plátano.

Existe un tratamiento que asegura la aceleración del proceso de curación reduciendo el tiempo del proceso y asegurando el alivio del dolor de forma inmediata: es el tratamiento con Indiba.

El tiempo del tratamiento y de las sesiones se puede reducir gracias al estímulo continuo de energía causada por Indiba. Además, no tiene efectos secundarios debido a que el aumento de temperatura del electrodo se realiza de manera uniforme, lo que evita recalentar  los tejidos.

Puedes solicitar una primera visita, de forma gratuita, para el tratamiento con Indiba.

Primera visita gratuita de INDIBA y Ondas de choque. Pide cita o llama al 934 814 433

      INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE CENTROS CRUZ NAVARRO
      Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por medios electrónicos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en ccn@delegado-datos.com. Información Adicional: Política de Privacidad.