Que un deportista debe cuidar su alimentación es algo que se da por hecho. Cuando hacemos deporte invertimos mucho esfuerzo, y por eso es importante ingerir buenos nutrientes que nos vayan a aportar la energía necesaria.

Pero la alimentación es mucho más que un aporte de energía. Cada alimento tiene propiedades que cumplen una función predominante en nuestro cuerpo. Así, hay alimentos que pueden ayudarnos a prevenir y mejorar las lesiones deportivas.

A grandes rasgos, se desaconsejan las dietas hiperproteicas cuando tratamos de prevenir o curar una lesión, ya que tienden a ser alimentos acidificantes, lo que significa que producen acidosis en los tejidos, volviéndolos más rígidos y provocando una peor vascularización. Todo esto desemboca en un aumento de la probabilidad de rotura de fibras y degeneración de los tendones.

En su lugar, una alimentación para lesión deportiva es aquella en la que los protagonistas son los alimentos considerados alcalinizantes, es decir, aquellos que ayudan a disminuir la acidosis. A continuación, presentamos un listado de algunos de los alimentos que más contribuyen a este propósito.

  • Espinacas

La clorofila es lo que hace que las espinacas sean uno de los alimentos más alcalinizantes. Además, es un gran antiinflamatorio, lo que es esencial en el proceso de recuperación de las lesiones deportivas. Por otro lado, fortalece los músculos y los huesos.

  • Pepino

Su gran contenido en agua es lo que lo convierte en alcalino. Junto a esto, contiene sílice, un mineral implicado en el fortalecimiento de los tejidos.

  • Brócoli

Al contener selenio, actúa como desintoxicante de nuestro organismo. Asimismo, su contenido en calcio, fósforo, magnesio y zinc lo convierte en un alto protector de los huesos, ya que los mantiene sanos y fuertes.

  • Aguacate

A pesar de su mala fama debido a su alto contenido en grasa, es un alimento excepcional. Por un lado, debemos aprender a interpretar qué significa eso de que tiene mucha grasa. En este caso, es verdad que el 85 % de sus calorías provienen de las grasas, pero son grasas buenas. En concreto, estamos hablando de ácido oleico, que previene enfermedades cardíacas y potencia la producción de antioxidantes.

  • Berza, Kale o Col rizada

Es rica en vitamina A, implicada en el mantenimiento, regeneración y crecimiento del sistema óseo. También es rica en calcio que, como hemos visto, ayuda al fortalecimiento de los huesos.

  • Limón

Es la gran sorpresa, ya que por su sabor ácido cabría esperar que fuera acidificante, pero nada más lejos de la realidad. El limón tiene muchísimas propiedades, es beneficioso para el sistema digestivo, fortalece el sistema inmune y ayuda a eliminar toxinas, entre otras. Pero en cuanto a lesiones deportivas se refiere, su alto contenido en vitamina C lo convierte en un buen antiinflamatorio. Por lo tanto, resulta de ayuda en la recuperación de las lesiones.

  • Apio

Como el limón, es rico en vitamina C. Por otro lado, tiene mucha cantidad de potasio y sodio, así que es un estupendo diurético.

Estos son algunos de los alimentos que más beneficiosos resultan a la hora de prevenir o acelerar el proceso de recuperación de una lesión. Como se puede observar, las lesiones deportivas y la nutrición están relacionadas. No queremos decir que nuestros hábitos alimenticios puedan evitar una lesión o que solo alimentándonos de manera adecuada podamos recuperarnos, es importante siempre consultar con un especialista. Sin embargo, no está de más saber que podemos hacer algo por nosotros mismos seleccionando adecuadamente los alimentos que vamos a ingerir. No se trata tampoco de eliminar radicalmente los alimentos considerados acidificantes, ya que normalmente son una fuente importante de proteínas. Todo consiste en que pongamos un equilibrio entre unos y otros, y los vayamos combinando en función de lo que necesitemos.