La mayoría de las personas padece de dolor de espalda. Y es que las malas posturas, la tensión y el estrés acumulados se traducen en molestias, que, en muchas ocasiones, se vuelven crónicas. Por eso, te presentamos las mejores recomendaciones para una espalda sana. ¡Acaba con tus dolores de una vez por todas!

Las 13 mejores recomendaciones para tener una espalda sana

  1. Haz ejercicio físico con regularidad.

Nadar, correr, andar o montar en bicicleta. Mantenerte activo refuerza la musculatura de todo tu cuerpo y, por supuesto, la espalda. También es importante que tengas en cuenta que, si tienes una vida sedentaria y vas a empezar a hacer ejercicio, no lo hagas de forma brusca, ya que puedes dañar tu espalda.

  1. Evita estar sentado todo el día de forma continuada.

Si vas a estar mucho tiempo sentado, debido a que tu trabajo así lo requiere, levántate cada 30 minutos, haz algunos estiramientos y camina un poquito, aunque sea por la oficina.

  1. Siéntate de forma correcta.

Recuerda sentarte con la espalda recta y los codos o brazos apoyados en la silla. Si vas a escribir con el ordenador, recuerda que la pantalla tiene que estar a la altura de la cabeza y frente a tus ojos.

  1. Estírate al levantarte por la mañana.

No te levantes dando un salto de la cama. Estírate y levántate despacio, sin prisas.

  1. Camina derecho.

Espalda erguida, cabeza levantada y vientre hacia dentro.

  1. No utilices mochilas pesadas.

Si vas a utilizar mochila, que sean de asas anchas y con poco peso. Si vas a usar peso, ayúdate de un carrito portamochilas.

  1. Acaba con el tabaco.

Fumar perjudica a la espalda. De hecho, según algunos expertos, los fumadores son más propensos a tener problemas de disco. Olvida este hábito.

  1. Intenta olvidar el estrés.

El estrés es el origen de muchos dolores de espalda, ya que, cuando estás tenso, tu espalda también se tensa. ¿Cómo puedes evitar el estrés? Duerme unas ocho horas, practica la respiración profunda con regularidad y, sobre todo, ríete y pasa tiempo con tus amigos y seres queridos.

  1. Mantén una dieta equilibrada.

Una dieta sana y rica en vitaminas (especialmente, la D), proteínas y calcio te ayudará a tener una espalda sana.

  1. Mantén el peso adecuado.

Y es que un exceso de peso no es nada bueno, ya que pone la espalda en tensión.

  1. Apuesta por la ropa y el calzado cómodos.

Evita la ropa ajustada y los zapatos de tacón. Para una ocasión, está bien, pero no para el día a día.

  1. Cuidado al levantar peso.

Si vas a levantar peso, no lo hagas de cualquier manera. La forma correcta de hacerlo es doblando las rodillas y estirando las piernas al coger tu objeto. Con este simple gesto, evitas tensión en la espalda.

  1. Aprende algunos ejercicios específicos para la espalda.

Siempre es bueno contar con una tabla de ejercicios específicos para la espalda que puedes hacer tú mismo en casa. Elabora tu tabla personalizada teniendo en cuenta tu edad y tus características físicas. Nuestro consejo: practica ejercicios fáciles y suaves. No obstante, nosotros te ofrecemos tres.

  • De pie. Con la espalda recta, las piernas algo separadas y unas mancuernas, levanta tus brazos lateralmente.
  • Tumbado boca arriba. Con unas mancuernas, sube y baja los brazos doblándolos en un ángulo de 90º.
  • Tumbado boca abajo. Con el cuerpo estirado y hacia abajo y las palmas de las manos apuntando al techo. Es la llamada «postura de la cobra».

¡Recuerda que una espalda flexible es el secreto de un cuerpo ágil, sano y joven!