Si sientes un dolor en la parte inferior del pie al caminar o al hacer algún tipo de actividad física más intensa, es posible que se trate del talón de Aquiles. Es posible que ya hayas oído hablar de él, pero que no tengas muy claro de qué se trata. Hoy, en Centres Cruz Navarro vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre la tendinitis aquílea, o, más comúnmente, llamado el talón de Aquiles inflamado.

¿Qué es el talón de Aquiles?

El talón de Aquiles es un tendón que conecta los dos músculos que tenemos en la zona de la pantorrilla con el hueso del talón. Gracias a él, las personas somos capaces de caminar, correr, saltar o levantarnos, ya que es el que permite ejercer la fuerza necesaria hacia abajo para que los músculos trabajen.

En algunas ocasiones, podemos sentir dolor en esta zona por haber caminado demasiado o por algún sobresfuerzo. Si con un poco de reposo, esta molestia no remite, podría tratarse de una inflamación, o incluso de una rotura del talón de Aquiles.

¿A qué se debe la inflamación del talón de Aquiles?

La inflamación del tendón de Aquiles es una lesión muy común entre corredores y otros deportistas que realizan ejercicios de impacto. Sin embargo, puede ocurrirle a cualquier persona.

La inflamación o la rotura de este tendón suelen producirse por una mala pisada, o por un salto. Además de en deportistas, es una lesión que suele ocurrir cuando pisamos un agujero sin darnos cuenta, o cuando calculamos mal la altura al bajar un escalón. Por supuesto, una caída también puede dañar el talón de Aquiles.

Existen, además, ciertos factores de riesgo que influyen en una mayor probabilidad de sufrir una inflamación de este tendón, como son:

  • La edad. La incidencia más importante de este tipo de lesión ocurre entre los 30 y los 40 años.
  • El sexo. Los hombres cuentan con cinco veces más posibilidades de sufrir una inflamación en el talón que las mujeres.
  • El sobrepeso es otro factor de riesgo importante, ya que el talón debe sufrir mayor presión en cada pisada.
  • Ciertos antibióticos.
  • Las inyecciones de esteroides.
  • No calentar, ni estirar adecuadamente antes y después de realizar ejercicio.
  • Usar un calzado poco apropiado para hacer deporte.

Cuáles son los síntomas del talón de Aquiles inflamado?

Los síntomas del talón de Aquiles inflamados son los siguientes:

  • Dolor en la zona del talón, más o menos intenso dependiendo del grado de la lesión.
  • Inflamación en la zona.
  • Percepción de haberse dado un golpe en la pantorrilla.
  • Dolor o incapacidad de ponerse de puntillas.
  • Dolor intenso al intentar doblar el pie en cualquier dirección.
  • Sensación de rigidez después de permanecer en reposo y dolor al reanudar el movimiento.

Cuando, en lugar de inflamación, se produce la rotura del talón de Aquiles, es posible escuchar un chasquido o un crujido, acompañado de dolor o pinchazos en la zona lesionada.

Tratamientos para el dolor en el talón de Aquiles

La mayoría de las veces, el tratamiento para el talón de Aquiles no implica cirugía, siempre que la recuperación se haga adecuadamente.

En primer lugar, es necesario cesar cualquier tipo de ejercicio o movimiento que implique dolor y aplicar frío en la zona lesionada. A continuación, lo más recomendable es recurrir a un tratamiento de fisioterapia, donde se realizarán las terapias manuales y ejercicios necesarios para el restablecimiento del tendón. Así mismo, es posible que el fisioterapeuta recomiende el uso de una férula para aliviar la tensión en el talón.

En Centres Cruz Navarro contamos con una amplia experiencia en la recuperación de lesiones musculares y articulares. Si notas dolor en la zona del talón o crees que has podido sufrir daño en alguna articulación, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre el tratamiento más adecuado para tu caso.