El uso de zapatos con tacón ha sido desde su aparición una manera de estilizar las piernas y ganar feminidad y elegancia. Algunas personas los usan de vez en cuando, si la ocasión lo merece y es preciso arreglarse y completar el look, mientras que otras son asiduas a su uso, ya sea para salir de fiesta, para el día a día o incluso, porque su actividad profesional lo requiere. Ya se tenga total destreza para caminar sobre ellos, como si no se tiene habilidad, la relación entre el uso de tacones y lesiones musculoesqueléticas puede ser bastante directa.

Tras volver a la normalidad y dejar a un lado las sandalias, desde Centres Cruz Navarro, expertos en rehabilitación en Barcelona, os explicamos qué sucede en nuestros pies y piernas tras el uso de tacones, cuáles son las lesiones más frecuentes que pueden provocar cómo podemos actuar para prevenirlas y tratarlas.

¿Qué cambios se producen en nuestros pies y piernas al utilizar tacones?

Aunque los pies son una parte pequeña de nuestro cuerpo en comparación a otras, tienen un papel fundamental y es que todo recae sobre ellos, literalmente, ya que las plantas de los pies aguantan todo nuestro peso corporal.

Cuando nuestra planta del pie se encuentra en posición normal, es decir, cuándo está plana y tiene contacto con el suelo, el peso de nuestro cuerpo se reparte sobre mayor superficie.

Por el contrario, cuando llevamos tacones, sobre todo si estos son muy finos, el peso de nuestro cuerpo recae solo en los limitados puntos de apoyo, que son la parte delantera (los dedos) y en menor medida, el talón. Esto cambia el centro de gravedad, deforma los ligamentos y acorta los músculos.

Más allá del peso que se debe aguantar, si el tacón es alto, el pie no se halla ubicado de forma normal, ya que los dedos tocan el suelo pero la planta del pie se curva y el talón sube de una manera anormal.

En estos casos, las piernas también sufren al producirse tensiones.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes por el uso de tacones?

El uso de los tacones puede producir no solo lesiones en los pies, sino también en otras zonas del cuerpo, que se ven afectadas de forma indirecta por los cambios en la postura y el centro de gravedad. Algunas lesiones que pueden aparecer a causa del uso de los tacones son las siguientes:

  • Artrosis y artritis en las rodillas.
  • Problemas derivados de una mala postura (dolor de espalda, dolor cervical…).
  • Problemas circulatorios como las varices.
  • Afecciones nerviosas.
  • Tendinitis del Talón de Aquiles.
  • Mayor riesgo de esguinces y fracturas.
  • Hallux Valgus o comúnmente llamados Juanetes.
  • Dedos en martillo (apariencia en forma de garra en los dedos debidos al uso de zapatos acabados en punta).

¿Cómo podemos actuar para prevenir y tratar las lesiones que puedan producirse por el uso de tacones?

Para evitar las lesiones es importante en primer lugar fortalecer tanto los huesos como los músculos, ligamentos, tendones y cartílagos de piernas y pies para que puedan afrontar esta carga de peso sin dañarse.

Su cuidado deberá realizarse mediante una unión de alimentación sana, descanso adecuado y ejercicios de fortalecimiento, flexibilidad y resistencia.

Si es posible, el punto más importante es valorar si podemos prescindir de tacones tan altos, optando por opciones con mayor apoyo, o si podemos reducir su tiempo de uso.

Acudir a un experto podólogo, fisioterapeuta o traumatólogo también nos será muy beneficioso.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo mantener vuestra salud física os recomendamos consultar los artículos de nuestro blog así como nuestras áreas de tratamiento, y os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.