Hay algunas dolencias que no son demasiado conocidas o que incluso pueden confundirse con otras similares. Por eso, es muy importante cuando no te sientes bien o sufres algún tipo de dolor, que te pongas cuanto antes en manos de un médico para que pueda emitir un diagnóstico y por supuesto también un tratamiento. Desde Centres Cruz Navarro, expertos en rehabilitación en Barcelona, queremos hablarte de uno de estos trastornos que son menos conocidos, nos referimos al síndrome piramidal.

¿Qué es el síndrome piramidal?

El síndrome piramidal se trata de una neuropatía que se produce por compresión del nervio ciático debido a una hipertrofia o a una contractura del músculo cuando sale de la pelvis y pasa entre el músculo piramidal y el musculo gémino.

No es una dolencia demasiado frecuente, pero la padecen algunos pacientes que sufren dolor lumbar. Además, es mucho más habitual entre las mujeres que entre los hombres y aparece entre los 40 y los 60 años.

¿Cuáles son las causas más frecuentes del síndrome piramidal?

Ahora que ya conoces en qué consiste, queremos que descubras cuáles son las causas más frecuentes del síndrome piramidal, son estas:

  • Actividad física. Entrenar con demasiad intensidad, no calentar antes de hacer ejercicio físico, no descansar lo necesario o cualquier otra actividad que fuerce al organismo puede derivar en el síndrome piramidal.
  • Origen físico. Tanto una escoliosis como una dismetría de las piernas pueden llevar a padecer el síndrome piramidal. También las disfunciones pélvicas o sacras. Problemas relacionados con el suelo pélvico podrían incidir en esta cuestión.
  • Cirugías en la región abdominal y en la cadera. Cuando se somete un paciente a una cirugía en el abdomen o en la cadera, es posible que se formen adherencias en la zona. Cuando esto ocurre, puede afectar al músculo y provocar el síndrome piramidal.

¿Cómo se diagnostica el síndrome piramidal?

Es muy importante que sea el médico el que realice un diagnóstico de tus síntomas. Alguien que no es experto podría confundirlos con una lesión en el nervio ciático. Uno de los síntomas que no dejan ningún lugar a dudas es que cuando se es un problema de la ciática, el dolor va desde la columna hasta los dedos de los pies. Mientras que cuando se trata del dolor piramidal, el dolor se nota en la parte posterior del muslo, pero no baja de la rodilla.

De hecho, el principal síntoma que presenta quien sufre este síndrome es un dolor en los muslos. Puede ser desde una simple molestia hasta una sensación más intensa. Algunas personas comentan que se siente como si te estuvieran pellizcando la zona con fuerza. Además, se puede sentir la zona entumecida o con un ligero hormigueo.

El síndrome piramidal puede presentar otros síntomas como el tener que cambiar constantemente de postura cuando estás sentado para calmar el dolor. También como el dolor aumenta cuando estás mucho tiempo en la misma postura, ya puede ser sentado o de pie. Además, se suele incrementar cuando cojes algún objeto pesado

¿Cuál es el tratamiento del síndrome piramidal?

Una vez que cuentes con un diagnóstico certero, es necesario que puedas encontrar el tratamiento más adecuado para aliviar tu dolencia. Lo habitual es que se apueste por la fisioterapia. Se pueden realizar diferentes técnicas, algunas son estas:

  • Presión sobre los puntos gatillo miofasciales.
  • Masaje de descarga.
  • Punción seca.
  • Tratamiento de los músculos de la zona.
  • Control de las articulaciones para conocer su afectación.
  • Estiramientos pasivos o asistidos.

Además, el fisioterapeuta te indicará qué ejercicios puedes realizar para prevenir que vuelvas a tener problemas en la zona.

Aunque el síndrome piramidal no es una de las dolencias más frecuentes, muchas personas lo sufren. Por eso, seguro que te ha interesado descubrir en qué consiste. Si deseas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.