La columna vertebral es una estructura ósea imprescindible, la cual llevar a cabo funciones tales como la protección de la medula espinal (fibras nerviosas que conectan el sistema nervioso central con el resto del cuerpo), mantener la ergonomía y el peso de éste y permitir la movilidad.

Sin embargo, ésta puede presentar múltiples patologías, entre ellas, la escoliosis.

Desde Centres Cruz Navarro os explicamos en qué consiste la escoliosis y cómo la fisioterapia puede ser de ayuda en estos casos.

 

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una malformación de la columna vertebral,  consistente en una curvatura parcial y lateral que la desvía de su posición centrada y recta, normalmente en forma de “S” o “C”.

Esta patología presenta una mayor incidencia en mujeres, y aunque en la mayoría de casos se trata de una afectación que no produce complicaciones o limitación de la calidad de vida, sí puede contribuir a sufrir dolores crónicos de espalda.

 

¿Qué tipos de escoliosis existen?

La escoliosis puede ser de de diversos tipos según la causa que la provoque. Según estas, distinguimos las siguientes:

  • Idiopática: Se trata del tipo con mayor incidencia (hasta un 80% del total de los casos), sobretodo en mujeres de 10 a 14 años y de raza caucásica. Se desconoce su causa.
  • Congénita: Se produce por un desarrollo intrauterino incorrecto de las vertebras.
  • Neuromuscular: Esta variante se asocia a un amplio abanico de enfermedades musculares y/o neurológicas como la parálisis cerebral, las atrofias y las distrofias musculares y espinales.
  • Causadas por otros factores: Cualquier factor que afecte a la disposición natural de la columna, como tumores, neurofibromatosis, traumatismos o infecciones óseas.

 

¿Qué síntomas produce la escoliosis?

Además de la visible curvatura lateral de la columna, podemos identificar un caso de escoliosis mediante la apreciación de hombros y caderas desniveladas, así como otros síntomas tales como dolores lumbares o de espalda con irradiación hacia las piernas o sensación de cansancio y debilidad en la columna tras estar sentado o quieto por largos períodos de tiempo.

 

¿Cómo tratar la escoliosis con fisioterapia?

La escoliosis puede ser tratada de diversa manera en función de su causa y el grado de desviación que se presente.

La fisioterapia puede situarse como una ayuda para incidir en que la columna regrese a su correcta posición en casos leves no muy avanzados, o de no ser posible, mitigar las síntomas y molestias y controlar su evolución.

El foco del fisioterapeuta será el fortalecer la musculatura degenerada por la curvatura anormal y  mejorar su resistencia y flexibilidad anormal, y en algunos casos en que la caja torácica se ve dañada o presionada, mejorar el funcionamiento del sistema respiratorio.

Para ello el profesional nos recomendará la práctica de la natación, Pilates, ejercicios de Reeducación Postural Global (RPG) y ejercicios simples.

Un ejemplo será sentarnos en una silla de forma perpendicular al respaldo y dejar caer el cuerpo hacia ese lado, pasando el brazo más cercano al respaldo por encima, dejándolo en la parte trasera.

A continuación deberemos subir el brazo contrario de forma recta para seguidamente inclinarlo hacia el respaldo, por encima de nuestra cabeza, forzando que la espalda se incline de forma lateral hacia el otro lado.

 

Si precisas más información acerca de la escoliosis, sus síntomas o cómo mitigar las dolencias y molestias provocadas por ella, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.