El suelo pélvico es una parte de nuestro organismo que hasta hace poco era prácticamente desconocido. Sin embargo, cada vez se conoce más sobre él y la importancia de cuidarlo, por ello más personas se preocupan por ejercitarlo, por ejemplo con los ejercicios Kegel.

Desde Centres Cruz Navarro, expertos en fisioterapia y rehabilitación en Barcelona, hoy te contamos qué son, cuáles son sus aplicaciones y beneficios, cómo se llevan a cabo y qué problemas puede generar el hacerlos mal.

¿Qué son los ejercicios Kegel?

Antes de conocer en qué consisten los ejercicios Kegel, debes conocer qué es el suelo pélvico. El suelo pélvico es un conjunto de músculos, ligamentos y tendones que se ubican en la parte inferior de la pelvis y que actúan de soporte de los órganos que se encuentran en esta cavidad (como la vejiga, el útero, etc.).

Los ejercicios Kegel son movimientos que fueron desarrollados por el doctor Arnold Kegel en la década de los años 40 y que consisten en la contracción y relajación de la musculatura de esta zona para así fortalecerla.

¿Cuáles son sus aplicaciones y beneficios?

Los ejercicios Kegel pueden ser realizados tanto por mujeres como por hombres. Al trabajar y fortalecer la musculatura pélvica se consiguen los beneficios siguientes:

  • Reducir y prevenir la incontinencia urinaria y/o fecal.
  • Mejorar las relaciones sexuales.
  • Contrarrestar los impactos que se dan a causa del deporte.
  • Prevenir prolapsos.
  • Mejora del estado de salud de embarazadas y mujeres menopáusicas y prevención y reducción de problemas asociados a estas cuestiones.

¿Cómo se llevan a cabo los ejercicios Kegel?

Para hacer los ejercicios Kegel correctamente, en primer lugar deberás identificar los músculos del suelo pélvico. Para ello debes hacer el mismo movimiento que harías para parar la micción.

Una vez detectados los músculos, podrás hacer los ejercicios en cualquier posición y momento, pero en un inicio será más fácil tumbado.

A continuación deberás perfeccionar tu técnica, por ejemplo, pensando que debes levantar y soltar algo con estos músculos. Contrae, espera 3 segundos y relaja.

Finalmente, trata de llevar a cabo estos ejercicios al menos 3 veces al día en series de 10 a 15 ejercicios.

¿Qué errores se suelen cometer y qué ocurre si se hacen mal estos ejercicios?

Un error muy común es practicar estos ejercicios al orinar. Esto no es recomendable, puesto que puede aumentar el riesgo de una infección urinaria.

También es importante no empujar hacia abajo al contraer el suelo pélvico, ya que esta debe ir hacia arriba, como elevando los orificios hacia el interior de la cavidad pélvica.

Además, ten en cuenta que únicamente debes tensar estos músculos y que en ningún momento deben participar los glúteos, los muslos o el abdomen. Tampoco contengas la respiración, respira de forma normal.

Antes de empezar es fundamental que conozcas bien la teoría, ya que si la llevas mal a la práctica no solo no tendrás buenos resultados, sino que la situación podría empeorar. Si no sabes cómo llevarlos a cabo, crees que los haces mal o te suponen mucho esfuerzo, te recomendamos que recibas ayuda de un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico.

Ahora ya sabes acerca de los ejercicios Kegel, cómo hacerlos y sus beneficios.  Si deseas saber más acerca de cómo cuidarte o quieres consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.