La actividad deportiva siempre resulta buena para la salud. Sin embargo, esto no quiere decir que esté exenta de ir acompañada de daños. Un aspecto curioso es que cada actividad física tiene una serie de riesgos asociados, algunos evitables y otros inevitables. Cuando sufres cualquier daño, lo importante es que te pongas en manos de profesionales médicos. No obstante, no está demás conocer algunas lesiones que afectan a las rodillas, una de las zonas más sensibles. Desde Centres Cruz Navarro, expertos en fisioterapia en Barcelona, te mostramos qué es la condromalacia rotuliana.

¿Qué es la condromalacia rotuliana?

La condromalacia rotuliana es una dolencia degenerativa que afecta al cartílago de la superficie de la articulación de la rótula. Es una lesión que se produce cuando se sobrecarga la rodilla en el caso de los más jóvenes, en muchas ocasiones al hacer deporte. Mientras que en las personas mayores suele estar causado por un desgaste de esta zona.

Tanto en las personas jóvenes como en las mayores suelen padecer más esta enfermedad las mujeres que los hombres.

¿Cuáles son los síntomas de la condromalacia rotuliana?

Las personas que sufren condromalacia rotuliana tienen un dolor sordo e indefinido en la rodilla, justo por detrás de la rótula. Además, esta molestia se complica cuando se bajan las escaleras o cuando se flexiona la zona por cualquier motivo.

De hecho, cuanto más tiempo se mantenga la rodilla flexionada mayor será el dolor. Además, las molestias también se incrementan cuando se corre por una superficie dura.

También la rodilla crepita al flexionarla, además, se puede llegar a bloquear la rótula. Cuando esto sucede, tienes sensación de que se está rozando por dentro la rodilla y además se puede inflamar la zona.

Los expertos muestran cómo evoluciona la enfermedad definiendo distintos grados:

  • Grado 1. Es cuando empieza el edema y el cartílago de la rótula está más blando de lo habitual.
  • Grado 2. La superficie del cartílago está alterada. Solo se percibe mediante una artroscopia.
  • Grado 3. Es cuando aparece la inflamación y en la zona hay algunas fisuras. En este estadio llegan hasta las capas más hondas del cartílago.
  • Grado 4. Se da una ulceración y las fisuras se agravan.
  • Grado 5. Aumenta la densidad del cartílago porque la úlcera llega al hueso subcondral. Cuando esto sucede, se produce un proceso similar al de la artrosis.

¿Cuáles son las causas de la condromalacia rotuliana?

Además de los factores que ya hemos comentado, como la sobrecarga o el desgaste, también hay otros, como las rodillas en valgo o una anomalía de la rótula. De hecho, lo habitual es que esta lesión no tenga un único factor, sino una combinación de varios.

También puede influir estas otras causas:

  • El sobrepeso o la obesidad.
  • Unos músculos poco fortalecidos o acortados.
  • Entrenar o caminar con un calzado poco apropiado.
  • Caminar o correr de manera incorrecta por tener alterada su biomecánica.
  • Tener una pierna más larga que la otra.
  • Una curvatura anormal en la columna.

¿Cómo se trata la condromalacia rotuliana?

Para conocer el tratamiento más adecuado para esta lesión hay que tener claro hasta qué punto ha progresado la condromalacia rotuliana. Será tu médico el que realice este diagnóstico a través de diferentes pruebas, incluidas algunas de imagen.

En nuestro centro podemos ayudarte con técnicas de fisioterapia, tanto manuales como utilizando algunos aparatos. El primer objetivo será calmar el dolor, tu médico será quien se ocupe de recetarte los analgésicos que necesites también.

El segundo propósito es fortalecer los músculos de la zona, optimizar la biomecánica de la rótula y aumentar su flexibilidad. Además, se te darán algunas pautas para prevenir la lesión, que básicamente es evitar sus causas.

Ahora que ya conoces qué es la condromalacia rotuliana, no olvides que en Centres Cruz Navarro estamos a tu disposición para ayudarte a tratar esta y cualquier otra lesión. Consúltanos sin compromiso.