Sufrir dolor en alguna articulación es algo bastante habitual. La mayor parte de las veces, esta molestia remite sin mayores complicaciones. Sin embargo, una gran parte de la población padece lo que llamamos capsulitis. ¿Habías oído hablar alguna vez de este tipo de lesión? Hoy vamos a explicarte de qué se trata, cuáles son sus síntomas y qué podemos hacer para evitarla y tratarla.

¿Qué es la capsulitis?

La capsulitis, como su propio nombre indica, la inflamación de la cápsula del tejido fibroso de una articulación. Y bien ¿qué quiere decir esto? Los músculos, huesos y tendones están rodeados por una cápsula que amortigua los movimientos y protege de los golpes en las articulaciones. Cuando esta se inflama suele generar dolor, rigidez y dificultad para moverse correctamente.

Causas de la capsulitis

La capsulitis puede deberse a diferentes causas, este proceso inflamatorio suele desencadenarse por:

  • Traumatismos, como golpes en la articulación o movimientos de repetición que puedan causar tensión excesiva en la misma.
  • Procesos reumáticos.
  • Ciertos medicamentos.
  • Enfermedades del metabolismo o diabetes.
  • Problemas en la glándula tiroidea.
  • Enfermedades cardiacas.
  • Otras enfermedades de origen neurálgico, por ejemplo, el Parkinson.
  • El sexo femenino está más predispuesto genéticamente a padecer capsulitis.

Síntomas de la capsulitis

La capsuilitis puede producirse en diferentes articulaciones, una bastante común es la capsulitis en el hombro, aunque también puede darse en los dedos, tobillos, etc.

Los síntomas de la capsuilitis más habituales son:

  • Dolor en la articulación.
  • Rigidez que no mejora con el movimiento y va empeorando con el paso del tiempo.
  • Molestias que impiden conciliar el sueño correctamente.
  • Espasmos en la articulación, sobre todo cuando se trata de una capsulitis en el hombro.
  • Dolor al moverse, que puede llegar a impedir la realización de actividades cotidianas.

Tratamiento de la capsulitis

Como en casi todas las dolencias, el mejor tratamiento pasa por una buena prevención.

La capsulitis puede deberse a traumatismos producidos al realizar ciertos deportes. Mediante un calentamiento adecuado y el uso de medidas de protección podemos prevenir la inflamación capsular producida por un golpe.

De la misma forma, la ergonomía en el trabajo también es importante para prevenir algunos tipos de capsulitis.

En cuanto al tratamiento de la capsuilitis, este dependerá del grado en el que se encuentre. La fisioterapia es, sin duda, la mejor opción para tratar esta dolencia. Junto con las terapias manuales y los ejercicios recomendados por el fisioterapeuta, se pueden tomar medicamentos (previamente prescritos por un médico) contra la inflamación y el dolor.

En casos extremos, donde la fisioterapia no es suficiente, el paciente puede llegar a requerir cirugía, pero no suele ser habitual.

Ejercicios contra la capsulitis

El fisioterapeuta recomendará una serie de ejercicios, dependiendo del grado y de la articulación afectada, así como la aplicación de frío o calor para ayudar a disminuir el dolor y la inflamación. Los estiramientos deberán ser suaves y dirigidos para que resulten efectivos y no agraven la dolencia.

Cuándo acudir a un fisioterapeuta

Si la inflamación articular no remite con antiinflamatorios y reposo, o incluso si empeora con el paso de los días, es el momento para acudir a una clínica de fisioterapia. Es importante no dejar pasar mucho tiempo, ya que cuanto antes se empiece un tratamiento, más fácil será la recuperación.

Otro síntoma claro de que debemos acudir al fisioterapeuta es si, además del dolor, empezamos a perder movilidad y notamos rigidez en la articulación.

Si tienes alguna duda acerca de la capsulitis y su tratamiento, no dudes en llamarnos. Te ayudaremos a solucionar tu problema de la forma que mejor se adapte a ti.