Hacer deporte, además de una actividad divertida, es un hábito fundamental, junto a seguir una dieta completa y equilibrada, para cuidar tu salud. Caer lesionado, por su parte, puede hacer que una de las bases de tu plan de vida saludable, aunque sea temporalmente, se venga abajo. Por eso, vale la pena que tomes nota de los consejos para prevenir una lesión que te vamos a dar. Asimismo, te contaremos una rutina para prevenir lesiones que puedas llevar a cabo todos los días.

A continuación, unas recomendaciones útiles para que no te lesiones.

  1. Utiliza el equipamiento adecuado.

Hacer deporte no es ninguna broma, ya que es una actividad física en la que ejercitas tus músculos y puedes tener algunos percances físicos. Puedes evitar gran parte de estos inconvenientes, aparte de reforzando la preparación y teniendo más en cuenta las precauciones, mediante el uso de los equipamientos deportivos imprescindibles. Estos difieren, ya que cada deporte cuenta con unos riesgos distintos. Por ejemplo, algunos, como el ciclismo o fútbol americano requieren protección en la cabeza. A grandes rasgos, lo más habitual es utilizar ropa relativamente holgada y que no te apriete, y un calzado adaptado a las condiciones de la superficie que vas a pisar. Si estás cómodo, tendrás menos posibilidades de sufrir lesiones.

  1. La información es clave.

Efectivamente, cuanta más información manejes sobre las actividades deportivas que vas a realizar y sobre tu cuerpo, mejor evitarás las lesiones. Te vendrá bien un chequeo general de salud, incluyendo una prueba de esfuerzo si te preparas para competir a alto nivel, y hacer caso a los consejos que te proporcione el médico. Asimismo, es importante que recojas datos sobre el deporte que vas a practicar y sus técnicas, ya que podrás anticipar tus dinámicas a los riesgos de lesión.

  1. Comer y beber como toca.

Es importante adaptar la nutrición a las actividades deportivas que estás realizando. Si no aportas la suficiente energía a tu cuerpo (sin ir más lejos, después de una intensa sesión de gimnasio), el organismo la absorberá, por ejemplo, del tejido muscular. Por lo tanto, el proceso de recuperación no será completo y aumentará el peligro de lesión. En cuanto a la hidratación, es fundamental que sea más que suficiente, sobre todo cuando se han perdido muchos líquidos y en los ambientes calurosos.

  1. Calienta y estira correctamente.

El calentamiento y estiramiento se han convertido en planes de ejercicios básicos para evitar cualquier inconveniente antes de hacer deporte. Son tablas de ejercicios destinadas a que el cuerpo y la mente se acostumbren paulatinamente y no de manera brusca a la actividad deportiva que vamos a realizar. El oxígeno y la sangre llegarán mejor a los músculos y se incrementarán la flexibilidad y concentración.

  1. La prevención no acaba con la sesión deportiva.

Una vez acabaste tu sesión de deporte, te conviene garantizar que podrás afrontar la siguiente que tienes programada. En este sentido, estirar después de hacer deporte es una precaución básica. 15 minutos de enfriamiento progresivo también son útiles. Por otra parte, has de respetar el tiempo de descanso aconsejado entre actividades deportivas. Y, en caso de que notes síntomas de lesión, no se te ha de ocurrir realizar sobreesfuerzos. Has de parar inmediatamente y empezar a abordar un posible tratamiento.

Rutina diaria para evitar lesiones

Como última recomendación, te proponemos un plan que puedes llevar a cabo diariamente con el fin de prevenir las lesiones.

Se trata de la realización de ejercicios para fortalecer tu musculatura (sobre todo, en la pelvis y el tronco), ya que esta facilitará la protección de tus articulaciones, por ejemplo, si vas a salir a correr habitualmente. Ejecútalos a diario y notarás los resultados.

Si quieres saber más acerca de este plan de entrenamiento y mejora del rendimiento, o quieres recuperarte satisfactoriamente de una lesión, ponte en contacto con nuestro servicio de fisioterapia o gimnasio privado.