Dolor muscular, fractura ósea o una calcificación son solo algunas de las dolencias que podemos tratar con nuestro fisioterapeuta, de manera efectiva y sin necesidad de pasar por el quirófano. Todo esto, gracias a la Terapia de Ondas de Choque, una terapia que trata tanto dolores crónicos como agudos.


Desde Centres Cruz Navarro os explicamos qué son las ondas de choque en fisioterapia, en qué consiste el tratamiento. Asimismo, enumeramos cuáles son sus principales beneficios y qué dolencias puede tratar.

¿Qué son las ondas de choque en fisioterapia?

Se trata de una terapia en la que un especialista aplica ondas sonoras de alta velocidad. El principal objetivo de este tratamiento es acelerar la producción de colágeno para reconstruir cualquier tipo de tejido.

Tipos de ondas

Asimismo, podemos encontrar dos tipos, y el especialista utilizará una u otra dependiendo de la lesión a tratar.

  • Radiales: generalmente, son menos molestas que las focales y llegan a una profundidad de hasta cinco centímetros.
  • Focales: llegan a una profundidad de hasta 12 cm, por lo que producen más dolor, y en algunos casos es necesario aplicar anestesia.

Debemos tener en cuenta que, tanto el dolor como el número de sesiones, dependerán del paciente y su patología. A medida que aumentan las sesiones y mejora la lesión, el dolor irá disminuyendo.

¿Para qué sirven las ondas de choque?

La terapia de choque trata lesiones que de otro modo podrían requerir cirugía. Asimismo, es un tratamiento muy efectivo en pacientes con las siguientes dolencias:

  • Dolor crónico: como lumbalgia o en el hombro.
  • Calcificaciones: como el espolón calcáneo o la artrosis.
  • Fracturas: en algún hueso.
  • Dolor muscular: en casos como tendinitis, esguinces o distensiones.

Generalmente, esta terapia se utiliza para afecciones como: rodilla del saltador, calcificaciones, dolor de cadera, tendinopatía crónica, fascitis plantar, hombro o espicondilitis lateral, entre otras.

¿Cómo funciona?

Las ondas de choque en fisioterapia es un tratamiento no invasivo que aplicará un especialista, en un centro o clínica especializados. Esta terapia consta de tres sencillos pasos:

  1. Localizar el área a tratar a través de la palpación e indicación del propio paciente.
  2. Aplicación de gel para poder aplicar las ondas acústicas.
  3. Inicio de la terapia aplicando las ondas.

Generalmente los pacientes necesitan entre 3 y 5 sesiones de ondas de choque para poder recuperarse del todo. No obstante, la mayoría notan mejoría desde la primera sesión.

¿Qué beneficios obtenemos con este tratamiento?

Al aplicar el tratamiento por ondas de choque en un paciente con alguna de las dolencias anteriormente mencionadas disminuye el dolor. Además, se observan otras mejorías como las que mencionamos a continuación:

  • Aumenta la producción de colágeno
  • Disolución de las calcificaciones
  • Curación de las inflamaciones crónicas
  • Formación de nuevos vasos sanguíneos
  • Restauración de la movilidad
  • Crecimiento celular

Si necesitas más información sobre este tratamiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.