Las infecciones de orina son una patología muy común entre el sexo femenino. Casi el 100% de las mujeres durante su vida sufrirán alguna vez.

Hay varios factores que las provocan: ropa muy ajustada, beber poco líquido durante el día, aguantar la orina durante muchas horas seguidas, no orinar después de las relaciones sexuales, no cambiarse el bañador mojado después de bañarse, estrés, entre otros.

Es por ello muy importante intentar evitar todos estos factores de riesgo para que no aparezcan las infecciones. Cuando se va a orinar no hay que tener prisa ni tampoco intentar cortar el chorro, ya que muchas veces el médico nos lo recomienda como ejercicio para saber la fuerza del suelo pélvico. Esta maniobra, si se hace muy a menudo, puede causarnos también una infección ya que se retiene orina dentro de la vejiga. Muchos médicos recomiendan comer o beber jugo de arándanos ya que ayuda a prevenir cistitis de repetición, además es natural. Si aparecen muy a menudo hay que ir al médico especialista, el urólogo.