Cada vez más personas confían en los tratamientos de fisioterapia para el alivio y tratamiento de sus lesiones y patologías, es por ello que este tipo de terapia ya no solo se realiza en adultos y personas de edad avanzada, si no que también aparece ya la fisioterapia infantil.

Desde Centres Cruz Navarro os explicamos las bases de la fisioterapia para niños y qué beneficios presenta.

 

¿Qué es la fisioterapia?

Según el Reglamento Nacional de la Asociación Española de Fisioterapeutas, ”la fisioterapia es la ciencia que mediante el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas, a través de la aplicación tanto manual como instrumental de medios físicos, curan, recuperan y adaptan a personas afectadas de disfunciones somáticas, psicosomáticas u orgánicas”. Así mismo, se destaca el carácter preventivo de la especialidad y el uso de medios naturales (agua, luz, electricidad) o mecánicos (masajes, gimnasia) para su efecto curativo.

 

¿Cómo trabaja la fisioterapia pediátrica?

La fisioterapia infantil o pediátrica se basa en la adaptación de la fisioterapia a la estructura del bebé o niño, trabajando desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Actuando en esta etapa de formación y consolidación del cuerpo, el fisioterapeuta puede incidir de manera más eficaz y beneficiosa en el tratamiento y corrección de múltiples patologías y lesiones, guiando al niño durante su desarrollo y estimulando las funciones dañadas.

 

¿Cuándo debemos acudir a un fisioterapeuta infantil?

A pesar de la creciente recurrencia a la fisioterapia por parte de personas jóvenes y adultas, aún se considera en pocos casos para el tratamiento de bebés y niños.

Normalmente es el pediatra  quién recomienda a los padres que consulten a un profesional de la fisioterapia infantil. Algunos casos para ponernos en manos de un fisioterapeuta es que el niño sea prematuro, que presente retraso o faltas en la funcionalidad de los aparatos o habilidades motoras.

En este aspecto la fisioterapia infantil se puede clasificar en diversas categorías según su ámbito de actuación y los problemas que resuelven, siendo sus principales aplicaciones las siguientes:

Fisioterapia respiratoria

Esta clase de técnica se centra en la cura y/o afección de infecciones respiratorias tales como la bronquitis, el asma, la neumonía o acumulación de mucosidad. Para ello, se busca instaurar un correcto patrón respiratorio, oxigenando el cuerpo y promoviendo el drenaje de las sustancias que puedan estar bloqueando las vías respiratorias.

Fisioterapia traumatológica

Este tipo de fisioterapia está enfocada, como en el caso de los adultos, tanto a recuperar lesiones tanto provocadas por accidentes o pinzamientos musculares, como a tratar deformaciones vertebrales congénitas (como en el caso de la espina bífida) o sucedidas en el momento del parto.

Neurofisioterapia

Este tipo de fisioterapia está indicada para aquellos menores con daño cerebral o con alguna evidencia de retraso en la conexión neuronal que produce que no cuente con las habilidades esperadas según su edad, como por ejemplo, voltearse, caminar o hablar cuando se supone que ya debería hacerlo.

 

A parte de aplicarse en estas especialidades, la fisioterapia también puede utilizarse con el objetivo de mejorar el bienestar del pequeño como por ejemplo, ayudando a potenciar su desarrollo psicomotor, reducir la irritabilidad, el llanto, la expulsión de gases o el reflujo gástrico.

 

¿Qué beneficios presenta la fisioterapia infantil?

Los beneficios de la fisioterapia infantil son los siguientes:

  • Mejora la afectividad al realizar una acción liberadora y acompañamiento.
  • Mejora el desarrollo tanto físico como psicológico del niño.
  • Amplia la capacidad funcional del sistema respiratorio.
  • Mejora la circulación y funcionamiento del sistema circulatorio.
  • Una mayor sensación de tranquilidad beneficia el sistema inmunológico.
  • Contribuye al bienestar del sistema gastrointestinal reduciendo el estreñimiento, los gases y los cólicos.
  • La estimulación táctil y sensorial mejora la comunicación del sistema nervioso

 

Si precisas de mayor información o estás pensando en llevar a tu hijo a un fisioterapeuta infantil no dudes en ponerte en contacto con nosotros.