La Organización Mundial de la Salud (OMS) data los afectados por Diabetes en más de un 9% de la población mundial. La diabetes es una enfermedad con múltiples efectos en la salud general, por lo que, con motivo del Día Mundial contra la Diabetes, que se celebró el pasado 14 de noviembre, desde Centres Cruz Navarro, expertos en rehabilitación en Barcelona, os explicamos todo acerca de uno de sus efectos en el sistema musculoesquelético, el pie diabético, y cómo puede ser de ayuda la fisioterapia.

¿Qué es el pie diabético?

Antes de explicar qué es exactamente el pie diabético, haremos una introducción a qué es y cómo afecta la diabetes. La diabetes es una enfermedad de tipo metabólico en la que existe un alto nivel de glucosa en sangre (hiperglucemia), debido a una deficiencia en la producción de insulina.

Si una persona cuenta con diabetes y malos hábitos en el cuidado de los pies, tiene riesgo de padecer pie diabético.

El pie diabético se caracteriza por una ulceración, infección o necrosis del tejido del pie a causa de una neuropatía o problema vascular en las extremidades inferiores provocados por la diabetes.

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo para padecer pie diabético?

Unidos al padecimiento de la diabetes, otros factores que pueden condicionar la aparición de pie diabético son los siguientes:

  • Ulceraciones previas.
  • Edad avanzada.
  • Alteraciones como juanetes, durezas, dedos en garra…
  • Enfermedades vasculares.
  • Traumatismos.
  • Heridas.
  • Andar descalzo, con calzado inadecuado o con objetos extraños en el calzado.
  • Mal control de la hiperglucemia y/o diabetes de más de 10 años.

Síntomas principales del pie diabético

Algunos de los síntomas más visibles del pie diabético son los siguientes:

  • Infecciones en heridas y dificultades en la cicatrización.
  • Pérdida de sensibilidad o percepción de estímulos (frío, calor, dolor…).
  • Cambios en la coloración del pie.
  • Sequedad cutánea. Piel más frágil y agrietada.
  • Disminución de la grasa plantar, ausencia de vello.
  • Lesiones en las zonas de presión.
  • Claudicación intermitente que puede hacer parar la marcha.
  • Edemas.
  • Dolor en reposo, sobretodo por la noche.
  • Atrofia, debilidad muscular y/o malformaciones.
  • Calambres, hormigueos.

Actuación del fisioterapeuta en los casos de pie diabético

Más allá del control de la diabetes y de los hábitos alimenticios por parte del paciente, desde la fisioterapia se podrá trabajar para mejorar el pie diabético.

Los objetivos del fisioterapeuta serán múltiples, como por ejemplo, controlar las infecciones de la zona, mejorar los procesos de cicatrización, aliviar el dolor y movilizar la zona.

Para conseguir todo ello, su herramienta será el ejercicio físico.

El fisioterapeuta podrá promover el control de la postura, realizar ejercicios de elevación de las piernas para mejorar la circulación, masajear las úlceras para estimular la cicatrización o crear programas de ejercicios.Estos ejercicios podrán ser de punta y talón del pie, isométricos de la musculatura, de fortalecimiento, o de calistenia y respiratorios para mejorar el metabolismo.

Finalmente, destacar que el fisioterapeuta también tiene un importante papel educador. El profesional enseñará al paciente la importancia de inspeccionar el pie diariamente, revisar el calzado, llevar una higiene adecuada del pie y evitar elementos que puedan dañarlo.

Si precisáis de mayor información os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestros servicios, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.