Cada día 3 de diciembre desde 1992 se conmemora el Día internacional de las Personas con Discapacidad para concienciar acerca de la situación de las personas afectadas por algún tipo de discapacidad, buscar medidas a la acción para mejorar su calidad de vida y conseguir su igualdad de oportunidades y mayor integración social. Con motivo de este día, desde Centres Cruz Navarro, expertos en Rehabilitación en Barcelona, os contamos cómo la fisioterapia puede ser un apoyo en los casos de discapacidad física, no solo a nivel corporal, sino también emocional y cognitivo.

¿Por qué es importante la fisioterapia en el cuidado de personas afectadas por una discapacidad física?

Aunque las lesiones o enfermedades que puedan afectar a los movimientos o capacidades físicas del afectado puedan ser congénitas o sobrevenidas, de diversa gravedad, y debidas a múltiples causas, la persona con discapacidad física debe enfrentarse de forma distinta a los obstáculos que le rodean, adaptarse a su situación o retomar poco a poco su estado anterior.

Beneficios físicos

La fisioterapia ocupa un puesto muy importante en la atención de la discapacidad física, tanto que esta se incluye en la ley de Atención a las Personas en Dependencia y Promoción de la Autonomía Personal.

Su importancia reside en el hecho de que la terapia física tiene como objetivo mantener y aumentar la salud, rehabilitar y aumentar la calidad de vida de la persona con discapacidad.

Además, la fisioterapia no es solo importante como tratamiento terapéutico, sino también como método de prevención de complicaciones y lesiones y cómo mantenimiento del estado físico.

Las técnicas de tratamiento y objetivos dependerán del tipo y gravedad de la lesión. Por ejemplo, una persona con tetraplejia puede no volver a poder caminar o moverse pero es necesario que realice ejercicios y movimientos con ayuda para evitar la atrofia muscular.

Por otra parte, por ejemplo, si la lesión es reversible, como una discapacidad física producida por un accidente automovilístico, el objetivo de la terapia será adquirir fuerza, mejorar la coordinación, mantener la masa muscular y retomar la marcha.

Beneficios emocionales y cognitivos

Aunque la referencia a la terapia física traslade generalmente a pensar en sus beneficios físicos, lo cierto es que también es fundamental en el cuidado y apoyo emocional y cognitivo de la persona.

Las personas con discapacidad física, debido a esta situación, pueden sentirse limitadas o frustradas, tender a aislarse, abandonarse o deprimirse. En el caso de personas mayores y niños, especialmente, además, esto puede afectar a su desarrollo y mantenimiento cognitivo, puesto que la motricidad es fundamental para el aprendizaje y la memoria.

El fisioterapeuta, por lo tanto, no es un mero procurador del bienestar físico, sino también un punto de apoyo emocional, que debe empatizar, educar y motivar al paciente y velar por la consecución de su integración, su autonomía y su calidad de vida en todos los ámbitos.

¿Cuándo se recomienda el uso de la fisioterapia en casos de discapacidad física?

La fisioterapia y la rehabilitación se recomiendan cuando existen problemas para realizar las actividades diarias de forma autónoma, generalmente debido a enfermedades o lesiones musculares, neurodegenerativas o de dificultades en el desarrollo motor, como por ejemplo, las siguientes:

  • Parálisis cerebral.
  • Lesiones medulares.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Trastornos genéticos.
  • Enfermedades degenerativas.
  • Amputaciones.

Si deseáis saber más acerca de la fisioterapia o conocer nuestros servicios, os invitamos a consultar nuestra web y blog y a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.